Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Pescanova estrena nuevo consejo y aparca su salida a Bolsa

El presidente señala que tienen "interés" en lanzar una ampliación de capital "en el medio plazo"

Nueva Pescanova ha aprobado este jueves el nombramiento del consejo de administración que tratará de reflotar la multinacional, que de momento aparca su salida a Bolsa y la entrada de un socio industrial. El nuevo consejo de administración, presidido por Jacobo González-Robatto y con Ignacio González como consejero delegado, ha quedado constituido apenas 24 horas después de que la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez, recordase a la compañía que el supervisor necesita la contabilidad cerrada de la vieja Pescanova (la anterior sociedad, golpeda por los efectos del fraude multimillonario por el falseameinto de cuentas), de la nueva sociedad y de un plan de negocio "clarito" antes de su salida a Bolsa.

En la rueda de prensa posterior al consejo, Robatto ha anunciado el interés de lanzar una ampliación de capital "en el medio plazo". El consejero delegado plantea el lanzamiento de un nuevo plan de negocio que permita mejorar el Ebitda, y ha descartado igualmente la entrada de algún socio industrial al menos en los próximos dos o tres años, ya que la empresa no tiene "ninguna necesidad" y se encuentra "en una posición de liquidez muy buena".

Al primer consejo no interino desde 2013, han accedido la exvicepresidenta económica del último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Elena Salgado y un exbanquero de JP Morgan junto a otros 10 representantes de la banca y dos de los antiguos socios. Un primo del exministro Gallardón figura como consejero suplente.

El órgano de dirección de la compañía gallega sienta en el consejo a dos representantes de la vieja Pescanova, Alejandro Legarda y Fernando Hercé. La lista de los consejeros consesuados por la banca la completan Elena Salgado (vicepresidenta económica en el último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero), Antonio Couceiro (exconselleiro de Industria de la Xunta de Galicia presidida por Manuel Fraga), Óscar García Maceiras (asesor legal de la Sareb), Ramón Mas (vinculado a la familia de los Lara), Mariano Riestra (ex alto cargo en el banco alemán Commerzbank), Fernando Valdés, (exconsejero de Campofrío, en donde coincidió con Ignacio González), José Luis Sánez de Miera (expresidente de Cementos Portland) y Ricard Iglesias (exvicepresidente de JP Morgan España). Miguel Ruiz-Gallardón García de la Rasilla, notario y primo del exministro de Justicia Alberto Ruid-Gallardón, es consejero sustituto.

González-Robatto expresó su confianza en el futuro de la empresa: "Hemos asumido una responsabilidad enorme todos los consejeros", señaló para destacar a continuación el "futuro brillante" de una compañía que "viene de una etapa de crecimiento y normalidad". El consejero delegado destacó también el interés por man tener la historia de Pescanova y se comprometió con una pesca "sostenible" y con la calidad e innovación en el procesado. "Vamos a construir futuro con mucho esfuerzo centrado en el consumidor de siglo XXI", subrayó.

Inyección de liquidez

La banca, dueña del 80% de la compañía, ha tomado posesión tras activar un crédito supersenior de 125 millones de euros; una inyección de liquidez sobre la que los antiguos propietarios han pedido explicaciones en la junta general extraordinaria. Los antiguos dueños, que ostentan el 20% de la compañía, mostraron su convencimiento de que, con un interés del 15% anual y una comisión de aseguramiento de 300 millones de euros a pagar en 20 años al 1%, esta inyección tendrá un impacto muy negativo en el patrimonio de la nueva sociedad y rechazaron el argumento ofrecido por la banca de que esta operación se contemplaba en el convenio concursal y en el plan de viabilidad como contraprestación por la quita de casi 2.000 millones de euros.

Los representantes de la vieja Pescanova han replicado señalando que el convenio concursal no obligaba a ello y menos habiendo estado la compañía renovando cada mes unos 100 millones de euros de circulante con la banca acreedora a un interés del 5% durante casi tres años. En su opinión, la decisión de financiarse "con un crédito al triple tipo de interés que hasta ahora y que lleva aparejada una carga de 300 millones adicional", podría provocar que la deuda del grupo pasase de los 83,4 millones de circulante a los 425 millones más intereses.

La banca se ha marcado, no obstante, como objetivo obtener rentabilidad en un periodo de tres años, plazo en el que se compromete a continuar en el capital de la compañía antes de ponerla a la venta.

El malestar de los antiguos dueños tiene más flancos A estas discrepancias añaden el nombramiento por González-Robatto de su cuñado, el experto vitivinícola Richard Grant, como nuevo director de exportación para países de habla inglesa.

Los representantes de la vieja Pescanova no cuestionan la capacidad de Grant para el cargo en un momento en el que la compañía se propone incrementar la facturación con los medios disponibles, pero han protestado por la forma en que ha sido designado, sin someterlo al respaldo del nuevo consejo de administración.

Más información