Relevo en la cúpula de Bayer

Werner Baumann, director financiero de la firma alemana, se convertirá en mayo en primer ejecutivo

Marjin Dekkers ha participado hoy en su última presentación de resultados como consejero delegado de Bayer. El 1 de mayo Werner Baumann, hasta diciembre director financiero y desde enero directo de Estrategia del grupo, se convertirá en el nuevo primer ejecutivo de la segunda compañía alemana por valor en Bolsa.

Hay una gran diferencia entre la biografía del químico Dekkers y el economista Baumann, que va más allá de su nacionalidad: holandés el primero y alemán el segundo. Dekkers llegó a Bayer en 2010 para tomar las riendas de la compañía; Baumann llegó en los noventa a la empresa química, trabajó en la sede española, y ahí sigue.

Durante los cinco años, completos, en que Dekkers ha sido consejero delegado de la firma la facturación de la empresa ha pasado de 36.500 millones a 46.300 millones, un incremento anual medio del 6% y los beneficios han subido de 2.900 millones a 4.300 millones. También durante ese periodo ha crecido el dividendo que la firma reparte entre sus accionistas, de 1,65 euros por título a los 2,5 anunciados justo el día que se confirmó su marcha.

Cuando Dekkers se hizo cargo de Bayer, las acciones de la empresa cotizaban unos 50 euros. Hoy rondan los 92 euros, tras varios meses de caídas después de que tocara techo en abril del año pasado al rozar los 146 euros. Con la cotización de hoy el valor bursátil de la empresa se sitúa en torno a los 76.000 millones.

Dekkers se marcha de Bayer, según la memoria anual de la empresa de 2015, con 14,1 millones de euros acumulados en su plan de pensiones. En el último ejercicio, su retribución fue de 5,8 millones, entre el pago en metálico y acciones. Por su parte, Baumann llega a la máxima responsabilidad con un fondo acumulado para cuando se retire de 10,1 millones. Su sueldo en 2015 ascendió casi 3,7 millones.