Repsol recorta un 20% el dividendo tras las pérdidas de 1.227 millones

La compañía obtuvo un beneficio por el negocio recurrente pero optó por provisionar 1.860 millones de euros ante los bajos precios del petróleo

Repsol, tal y como adelantó hace unas semanas, registró unas fuertes pérdidas en el ejercicio de 2015 por las provisiones que ha decidido hacer ante los bajos precios del petróleo. La compañía ha publicado este jueves sus cuentas de 2015 completas: el resultado neto fue de 1.227 millones de euros de pérdidas, tras guardar como provisión por el crudo 2.957 millones de euros. Sin contar estos saneamientos, la compañía señala que tendría un beneficio de 1.860 millones de euros, un 9% más.

Los cambios en sus beneficios le ha llevado a recortar un 20% el dividendo. Según la información remitida por la petrolera, el complementario —que se ofrece bajo la modalidad de dividendo flexible— pasará de 0,50 céntimos a 0,30 céntimos que se sumarán a los 0,50 céntimos a cuenta ya cobrados el pasado mes de enero. Así, el dividendo total pasaría de 1 euro a 0,80 euros.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) calculado en base a la valoración de los inventarios a coste de reposición (CCS) alcanzó los 5.013 millones de euros, lo que supone un incremento del 6% respecto al obtenido en el ejercicio 2014.

"En 2016, Repsol ha puesto en marcha medidas adicionales para reforzar sus objetivos estratégicos, entre las que se incluyen: aumentar a 400 millones de dólares las sinergias derivadas de la integración de Talisman, frente a los 220 millones iniciales. Reducir en un 20% adicional (1.800 millones de euros), las inversiones en el período 2016-2017. Profundizar en el programa de eficiencias, hasta conseguir, en 2016, un total de 1.100 millones de euros (incluidas sinergias)", ha recordado la empresa petrolera", ha explicado la compañía en un comunicado.

Venta del negocio eólico marino en Reino Unido por 238 millones

Repsol ha acordado la venta de su negocio eólico en el Reino Unido al grupo chino SDIC Power por 238 millones de euros. La venta incluye el proyecto de Inch Cape (100%) y la participación con la que Repsol contaba en el proyecto Beatrice (25%), ambos ubicados en la costa este de Escocia. Esta operación se enmarca dentro de la estrategia del Grupo de desprenderse de activos no estratégicos. "Con este acuerdo, Repsol suma en los últimos cinco meses desinversiones por valor de más de 2.500 millones de euros", ha señalado la empresa.

Más información