Los robots entran a competir con los drones para ser los carteros del futuro

La británica Starship Technologies prueba los prototipos de autómatas con seis ruedas para entregas a domicilio

"Imagine que el próximo repartidor de su pizza sea un robot". Con este eslogan, Starship Technologies, una empresa fundada por dos de los creadores de Skype, Ahti Heinla y Janus Friis, y con sede en Londres, pretende revolucionar el sector de la logística. Nada de coches eléctricos o drones que llevan paquetes volando alrededor del mundo. Según Starship, el futuro de la logística estará en las manos o, mejor dicho, en las ruedas, de pequeños robots que llevarán directamente en las casas de los clientes todo tipo de paquetes, desde la fruta del mercado hasta las pizzas. prometen que lo harán sin contaminar y de forma "casi gratuita". De momento se han probado los primeros prototipos, pero la firma cree que a lo largo de este año podrán verse los proyectos piloto en ciudades de Estados Unidos y Reino Unido. Está por ver la seguridad de estas entregas o si su interacción con los peatones y coches es posible.

El objetivo del robot de Starship es ofrecer un servicio de entrega a domicilio que reduzca los costes para todo tipo de empresas. "Nuestra visión gira alrededor de tres ceros: coste cero, tiempo de espera cero e impacto ambiental cero", ha afirmado el creador de este robot, Ahti Heinla. Le han instalado cámaras y alarmas para evitar que alguien lo robe a medio reparto y la empresa responsable dice que se podría conectar el robot a un sistema de aviso para que si se detecta que alguien trata de manipularlo o llevárselo, poder mandar una patrulla para frenar el problema.

El robot puede transportar el equivalente de dos bolsas del supermercado, especifican desde la compañía, entregando de forma rápida y barata paquetes de todo tipo. Los clientes podrán enviar sus productos de forma automática y elegir a qué hora recibirlos, realizando por cada compra un seguimiento en tiempo real a través de una aplicación móvil.

Para evitar el robo de los productos, solo el titular podrá desbloquear el mecanismo de seguridad del robot una vez que éste llegue a su puerta. Además, defiende la empresa, cada autómata tendrá un software de navegación que le permitirá evitar obstáculos y no representará un peligro para la viabilidad. Se moverá a una velocidad de una persona caminando.

Según Starship technologies, gracias a este instrumento se eliminarán las ineficiencias en los últimos pasos de la cadena de suministro de productos. "El mercado electrónico sigue creciendo y los clientes esperan tener opciones más convenientes para la entrega de productos", ha considerado Heinla. "El último kilómetro suele ser el paso más caro y difícil para las empresas y los usuarios. Nuestros robots están diseñados para resolver este problema. Por ello, hemos utilizado la tecnología presente en móviles y tabletas", ha agregado.