Airbus aumentó un 15% sus beneficios en 2015, hasta 2.696 millones de euros

La compañía explica la mejora de resultados por el incremento de su actividad, en particular la fabricación de aviones comerciales

El consorcio aeroespacial europeo Airbus registro un beneficio neto de 2.696 millones de euros en 2015, lo que supone un aumento del 15% respecto al año anterior. En consonancia con esto, también ha crecido el beneficio por acción ha pasado de 2,99 euros en 2014 a 3,43 el pasado año, lo que ha llevado al Consejo de Administración a proponer a la junta general de accionistas del próximo cuatro de mayo el pago de un dividendo de 1,3 euros por acción, lo que supone un aumento del 8% respecto a 2014.

“Hemos cumplido nuestros compromisos y mantenemos nuestras perspectivas para 2016 y años posteriores”, señaló ayer en Londres el consejero delegado del grupo, Tom Enders, durante la presentación de los resultados a la prensa.

Los ingresos del grupo han registrado un aumento del 6% tras alcanzar los 64.500 millones de euros con un papel importante de la división de aviones comerciales cuyos ingresos aumentaron un 8% gracias a las 635 entregas realizadas. 14 de ellas corresponden al A350 en su primer año de industrialización y en 11 al A380, con capacidad para más de 500 pasajeros que ha entrado por primera vez este año en el umbral de rentabilidad.

Un billón en pedidos

En cuanto al valor de los pedidos, a pesar de que ha sido menor que el de 2014, 159.000 frente a 166.000 millones, el 31 de diciembre se superaba también la cifra récord de un billón de euros.

El Ebit declarado (beneficios antes de impuestos, intereses, amortizaciones y extraordinarios) ha sido de 4.086 millones, con un ligero aumento del 1% y en el que han tenido una especial incidencia la devaluación del euro frente al dólar calculada en 635 millones, así como los 290 millones provisionados por los retrasos en el programa del avión de transporte militar A400M que se ensambla en Sevilla.

En la otra cara de la moneda se encuentra una plusvalía neta de 748 millones por la venta del 18,75% de su participación en Dassault Aviation, otros 90 millones por las desinversiones en Defense and Spasce y CIMPA y una ganancia de 41 millones tras el ajuste de las provisiones de Defense and Space.

Respecto a los retrasos y las dificultades del programa A400M, a las que se ha sumado el accidente del pasado mes de mayo en el que murieron cuatro empleados, y del que se han entregado 11 unidades en 2015, Enders ha destacado el importante papel de Fernando Alonso, responsable del grupo en España, para hacer frente a los problemas que están planteando las mejoras de las capacidades militares del mismo.

Este año se entregaran más de 20 unidades aunque se mantienen “las complicaciones por el intercambio de ideas por las certificaciones y los requisitos de cada país”. De cualquier manera, continuaran los esfuerzos en la mejora de los procesos o la reducción de costes, aunque “continúan las dificultades, no hay nada seguro y no hay garantías de que no haya más cargas adicionales en el futuro”.

Para Enders, se trata de la mejor aeronave de esas características y lo seguirá siendo en el futuro. Su producción se mantendrá durante las próximas décadas y contribuirá al fortalecimiento de una industria aeronáutica europea importante, aunque para ello, reclama también una actitud favorable por parte de los gobiernos.

En cuanto a las perspectivas, se muestran optimistas con la evolución de sus principales magnitudes, entre otras cosas, por la “buena forma” en que se encuentran sus clientes. Y con el convencimiento de que, a pesar de la desaceleración del PIB en algunos países asiáticos, “la economía mundial seguirá creciendo y el tráfico aéreo de pasajeros registrará un incremento del 6,5% anual”.

650 entregas en 2016

Durante este ejercicio esperan realizar más de 650 entregas de aviones y obtener un número superior también de pedidos. Lo que les llevara, según sus cuentas, a mantener el beneficio de explotación y el flujo de caja libre en niveles semejantes a los de 2015. El 31 de diciembre la posición de tesorería bruta se situaba en 19.100 millones de euros.

Preguntado sobre las consecuencias para el grupo de un posible abandono de la Unión Europea por parte del Reino Unido, Enders comentó que no sería bueno para el mantenimiento y la mejora de la competitividad. “Se trata de algo desconocido y al mundo de los negocios no le gusta lo desconocido”.

Asimismo reconoció que le gustaría tener una bola de cristal para saber la evolución futura del precio del crudo, pero “nadie lo sabe”, aunque cree que se mantendrá en niveles bajos al menos durante los próximos meses y que seguirá incidiendo de manera positiva en algunos aspectos como los costes de combustible y negativa en su división de helicópteros por la menor actividad en extracciones.