Selecciona Edición
Iniciar sesión

Ocho asociaciones de empresarios rechazan que haya nuevas elecciones

Los empresarios piden un amplio consenso para un Gobierno estable

El grupo Economía y Sociedad, que forman el Círculo de Empresarios, Cercle de Economía, Círculo de Empresarios Vascos, Círculo de Empresarios de Galicia, Asociación Valenciana de Empresarios, Observatorio Económico de Andalucía, Cercle de Economía de Mallorca e Institución Futuro de Navarra, consideran "un fracaso incomprensible de nuestra política" la repetición de elecciones y piden "acuerdos políticos estables y un Gobierno capaz de sacar adelante las reformas necesarias con el apoyo del mayor numero de partidos, estén o no en el Gobierno".

En una declaración conjunta titulada Por un Gobierno estable. El turno de la política, las ocho asociaciones piden que "se interpreten correctamente los resultados y dialogue, negocien y pacten sin exclusiones"; pero no se pronunciaron sobre cuál o cuáles partidos podrían cumplir ese compromiso. Según Antón Costas, presidente del Cercle y portavoz del grupo, lo importante es que los electores "han querido gobiernos de coalición y que se debe aprovechar la oportunidad para que se vean las necesidades de forma racional". "Es mejor un gobierno bueno que un gobierno rápido", añadió.

De esta manera, según el manifiesto conjunto, se podrán alcanzar los que, a su juicio, son los objetivos prioritarios: consolidar la recuperación y que esta llegue a todos, regenerar la vida política, económica e institucional y abordar las grandes reformas.

En este punto, los empresarios subrayan que "existe un consenso muy generalizado acerca de la urgencia" de algunas de esas reformas como las de carácter social (educación, justicia y pensiones), empresarial (productividad, tamaño, laboral, fiscalidad...) y las relacionadas con la democracia (ley electoral, Administraciones Públicas, ley de partidos...) y la reorganización territorial. Actuaciones que, al su juicio, requieren amplio consenso.

En cuanto a la regeneración, las asociaciones consideran imprescindible desterrar la corrupción, "que ha producido un nefasto efecto de desafección ciudadana". Tras afirmar que España no es un país corrupto, enfatizaron que, no obstante, los casos que ha habido atentan contra la competitividad del sistema productivo y limitan el crecimiento. Ante eso, lanzaron el mensaje de "tolerancia cero a la corrupción tanto en el ámbito público como empresarial y privado.