Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
GEORGES DASSIS / Presidente del Consejo Económico y Social Europeo

“La UE debe establecer una renta mínima para los ciudadanos”

El responsable del órgano consultivo europeo urge a defender el acuerdo de Schengen

En el despacho de Georges Dassis, empapelado con carteles reivindicativos, destaca uno en varios idiomas: “Defendamos Schengen”. Implicado en el movimiento sindical desde los 15 años y exiliado en Bélgica a raíz de la llegada de la dictadura a Grecia, en 1967, Dassis, presidente del Comité Económico y Social Europeo, lo ve como un símbolo: si cae la libre circulación, todo caerá. El responsable de este órgano consultivo de las instituciones comunitarias, equivalente al CES español, viaja hoy a España para “intentar convencer de que esta Unión Europea es la mejor que hemos tenido después de la Segunda Guerra Mundial”. Y apostilla: “A pesar de todo lo que tenemos que corregir”.

Pregunta. ¿Le inquieta la inestabilidad política en España?

Respuesta. Bueno, yo soy griego, he vivido muchas crisis, he conocido la dictadura… Pero sí, me inquieto un poco y espero que haya Gobierno y estabilidad política. Porque lo que ha pasado en mi país, con elecciones tras elecciones y medidas de austeridad impuestas por la troika, no ha resuelto nada. La solución está en una entente, con un verdadero diálogo entre los demócratas y las organizaciones de la sociedad civil.

P. ¿España aún tiene necesidad de reformas, como dice la Comisión Europea?

"Me inquieta un poco la situación de España, espero que haya Gobierno pronto"

R. No puedo ser juez de lo que España debe hacer. Si hay necesidad de hacerlas, las fuerzas políticas y sociales lo van a decidir. Lo único que deseo es que España siga siendo España.

P. Usted representa a un organismo que aúna las voces de sindicatos, empresarios y sociedad civil. El papel de los agentes sociales ha quedado muy debilitado por las reformas laborales en España.

R. El que crea que puede organizar un Estado democrático ignorando completamente la dimensión participativa de la democracia se equivoca. Miremos al planeta: ¿Qué países van mejor? Los que garantizan mejor la democracia participativa. Si la reforma laboral es mala, imagino que los agentes sociales españoles reaccionarán. No se puede anular la función de los sindicatos y los empresarios en España. Si tal es el caso, la gente se rebelará, espontáneamente. Hay que dialogar con las organizaciones sociales para encontrar una buena solución.

P. ¿Qué mensaje europeo va a trasladar en España?

"No se puede anular la función de los sindicatos y los empresarios"

R. Estoy preocupado porque la imagen de Europa comienza a empañarse. No es culpa de los ciudadanos, sino de los que han tomado malas decisiones. Aquí, en el Consejo, he propuesto lanzar una campaña para salvar Schengen. Las instituciones europeas tardan en reaccionar. Schengen representa una adquisición importante en el proceso de integración europea. La gente más joven no se da cuenta porque no ha conocido fronteras. Si dejamos caer Schengen, es el inicio de la disolución de la UE, porque mañana caerá otra cosa. Hace falta una movilización popular para salvar Schengen y el proceso de integración europea. Gracias a la UE vivimos el periodo más largo sin guerras. Hay un juego político que no es agradable, por decirlo suavemente: nacionalizar el éxito, europeizar los fracasos. Es deshonesto.

P. ¿Qué debe hacer la UE para aliviar la crisis de los ciudadanos?

R. Como en el Consejo Económico y Social tenemos derecho de iniciativa, hemos propuesto a las instituciones una renta mínima de supervivencia, que sea un porcentaje de una magnitud económica aceptable para todos los países. Puede ser el salario mínimo, por supuesto diferente en cada país (no se pueden pedir cosas irrealizables). Aliviaría a millones de familias. Y ayudaría a la recuperación económica: es dinero que se desembolsa directamente en la economía real de cada país. Al principio me llamaron soñador, pero he constatado que hay mucho interés por esta medida.

P. ¿Han calculado el impacto económico?

"Si dejamos caer Schengen, es el inicio de la disolución de la UE"

R. Es difícil calcular el dinero. No somos un gabinete de estudios. Tienen que ponerse de acuerdo los Estados. Puede calcularse también como un porcentaje del PIB. Y hay que negociar el montante. Se trata de enviar un mensaje concreto de la UE a los ciudadanos: crear un fondo europeo que financie, mejore los ingresos mínimos de las personas y aligere el presupuesto nacional. La solidaridad es un valor fundamental de la UE.

P. ¿Cómo se financiaría?

R. Por ejemplo, con una tasa sobre las transacciones financieras, que los Estados no terminan de aplicar, pero que creo que acabarán haciéndolo. Con ese dinero se puede financiar una renta mínima y mucho más.

P. Habla usted de solidaridad. La crisis de refugiados la pone a prueba.

R. Hay que distinguir entre refugiados e inmigrantes. A los primeros, tenemos el deber humano y moral de acogerlos. No es normal que países que se han beneficiado de la convención del refugiado —y yo fui refugiado político— no la apliquen ahora. El reparto de la riqueza en el mundo es desigual. Es cierto que no podemos acoger a todo el que quiera venir a buscar un lugar mejor. Pero Europa tendrá necesidad de inmigrantes en el futuro. Todas las cifras lo indican.