Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El beneficio del HSBC cae un 1,2% por las fuertes pérdidas del cuarto trimestre

Los préstamos a empresas petroleras y de gas elevan las provisiones y golpean los resultados

El banco británico-hongkonés HSBC logró un beneficio neto atribuido de 13.522 millones de dólares (12.197 millones de euros) en 2015, un 1,2% menos que el año anterior. Sin embargo, los analistas destacaron las pérdidas de 858 millones de dólares (779 millones de euros) en el cuarto trimestre del año por las provisiones realizadas, sobre todo por los préstamos a empresas de gas y petróleo en Estados Unidos, admitió el banco. También le afectó la desaceleración de China

El mayor banco de Europa y uno de los más grandes del mundo, HSBC, no ha podido esquivar los problemas de la banca mundial. Su cotización cayó ayer un 0,94% tras presentar unos resultados que decepcionaron al mercado. En los últimos doce meses ha caído un 23% en Bolsa. Cinco analistas interrogados por Bloombergapostaban por un beneficio medio antes de impuestos de 1.950 millones de dólares a final de año y les decepcionaron las pérdidas.

Todo en HSBC parece desmesurado: está presente en 71 países, tiene más de 47 millones de clientes, “con más de 145 idiomas hablados” en el grupo, según la entidad. Sin embargo, su gigantismo no le ha permitido esquivar los problemas en 2015, como el derrumbe de las cotizaciones de numerosas materias primas y en particular del petróleo.

Las provisiones por los créditos se elevaron a 634 millones de dólares, de los que 365 millones correspondieron a los concedidos en Estados Unidos y 141 millones a los de Asia y el norte de África. El banco tiene 29.000 millones en préstamos a firmas de petróleo y gas, “un 15% menos que en 2014”, según la entidad. El banco también culpó de esta situación a la desaceleración de la demanda en China, cuya economía está creciendo al nivel más bajo en 25 años.

Reducción de personal

Tras verse afectado por diferentes escándalos, HSBC anunció en junio un ambicioso plan de reestructuración, que incluía la eliminación de 50.000 empleos y la cesión de sus actividades en Brasil y Turquía.

El consejero delegado y primer ejecutivo, Stuart Gulliver, dijo ayer que las medidas de reducción de costes ya estaban “teniendo un impacto”. En 2015, “crecieron un 0,9% los ingresos mientras que los gastos aumentaron un 4,6%. Las mandíbulas [la diferencia entre una partida y otra] eran negativas en el 3,7%”, admitió la entidad. La cuenta sufrió porque los ingresos financieros cayeron un 6,3%, las comisiones bajaron un 7,8% y el negocio operativo descendió un 2,3%.

La rentabilidad sobre los recursos propios (ROE) empeoró desde el 7,3% de 2014 al 7,2%. El HSBC dice que su objetivo es superar el 10% a medio plazo. Gulliver admitió que “el entorno económico actual es incierto, pero nuestro modelo de negocio diversificado y fuerte generación de capital nos da fuerza y una resistencia que nos será muy útil”.

Más información