Moody´s empeora su perspectiva sobre España por un frenazo en las reformas

La agencia de calificación considera que “el clima favorable a avanzar con los cambios ha decaído por el calendario electoral”

La agencia de calificación crediticia Moody’s decidió ayer rebajar su perspectiva sobre la economía española desde “positiva” a “estable” por considerar que las reformas estructurales de los últimos años han tenido un leve impacto y los cambios que quedan pendientes no podrán realizarse en los próximos tres o cuatro años con “independencia de la composición del futuro Gobierno”.

 La agencia argumenta que “el clima favorable a avanzar en las reformas ha decaído por el fuerte calendario electoral” de los últimos meses. “La fragmentada constelación política que ha emergido de las elecciones del 20D no conduce a una nueva aceleración de las reformas en España”, opina. “Con independencia de la composición de futuros gobiernos, hay pocos indicios de que haya acuerdo en el grupo gobernante para continuar con las reformas”, sostiene.

No obstante, la agencia de calificación decidió ayer mantener la calificación sobre la deuda soberana de España, Baa2, una nota que atribuye a la deuda soberana española un riesgo moderado, y que mantiene desde febrero de 2014.

Moody’s considera que las mejoras institucionales que el Gobierno de España ha conseguido en los últimos años, que incluyen un mejor control financiero sobre las administraciones públicas territoriales o la reforma de las pensiones han tenido un menor impacto de lo que la propia agencia había anticipado. “Este resultado menos favorable”, señala el comunicado difundido ayer por la agencia, “limita el potencial para la mejora de la situación presupuestaria de España y de su previsión de crecimiento”.

La agencia considera que es poco probable que “las reformas estructurales que aún necesita España para consolidar el crecimiento se logren en los próximos tres o cuatro años con independencia de la composición del próximo Gobierno”.

La agencia recuerda que pese a que el crecimiento del PIB superó con creces sus primeras estimaciones, el Gobierno ha continuado desde entonces sin conseguir los objetivos fiscales que establece el pacto de estabilidad acordado con Bruselas, una circunstancia que la agencia considera que seguirá produciéndose en el futuro.

La agencia opina que algunas de las reformas acometidas en los últimos años han dado sus frutos, como la del sector financiero o la del mercado laboral, pero señala las dificultades del Ejecutivo para sanear las finanzas de las comunidades autónomas y la Seguridad Social. “Aunque en teoría las autoridades centrales tienen una considerable influencia sobre las regiones, en la práctica no la usan”, indica el informe.

Moody's también hace hincapié en “la amenaza” que los fondos de la Seguridad Social suponen para las finanzas públicas. “Aunque el Gobierno aprobó la reforma de las pensiones en 2013, esta reforma ha tenido poco impacto en el contexto de una inflación baja”, reflexiona.