Selecciona Edición
Iniciar sesión

Draghi ganó 385.860 euros en 2015, un 1,6% más que el año anterior

El beneficio del BCE sube un 9,4% en 2015, hasta los 1.082 millones de euros

Mario Draghi ganó 385.860 euros el año pasado. Esta cantidad supone un incremento del 1,6% respecto de 2014. Este es el mayor aumento en el sueldo del presidente del Banco Central Europeo (BCE) desde que el italiano ocupó el cargo en noviembre de 2011. En el año siguiente, la remuneración creció un 0,8%, en 2013 la subida fue del 1,1% y del 0,4%, en 2013.

Por su parte, el vicepresidente del BCE, Vitor Costancio, recibió en 2015 un salario básico de 330.744 euros, lo que representa una subida del 1,6%, la misma mejora que para Draghi y el resto de miembros del Comité Ejecutivo del BCE. En esta línea, los sueldos del resto de miembros del directorio del BCE que permanecieron todo el año en el cargo (Peter Praet, Benoît Coeuré, Yves Mersch) también subieron un 1,6%, hasta los 275.604 euros anuales.

Por su parte, Sabine Lautenschläger ganó lo mismo que Praet, Coeuré y Mersch. Sin embargo, el incremento fue mayor, un 8,7%. Esto se debe a que en 2014 no cobró la anualidad completa puesto que llegó al banco entrado enero de 2014, cuando pasó a ocupar el puesto de su compatriota Jör Asmussen, que dejó el BCE para convertirse en viceministro de Trabajo del Gobierno de Angela Merkel, aunque él procede de la parte socialdemócrata del Ejecutivo alemán.

Resultados del banco

En el mismo documento en que aparecen los sueldos de la cúpula del banco emisor, está también su balance. En él se ve que el BCE aumentó sus ganancias el año pasado. Logró un resultado de 1.089 millones de euros, un 9,4% más que el año anterior, según los resultados publicados ayer por el emisor. Este incremento se debe, entre otros motivos a la apreciación del dólar, como explica el propio organismo.

El año pasado el BCE ganó menos dinero por los activos que tiene denominada en euros. En cambio, los que tiene en dólares se apreciaron. A esto hay que sumar los intereses de estos activos. El otro elemento que impulsó los resultados del supervisor bancario de la eurozona fue el capítulo denominado otros ingresos, por el que entraron 320 millones en las arcas de Fráncfort frente a los 96 millones del ejercicio anterior.

Por el contrario, el resultado de los intereses generados por la política monetaria de la entidad ha generado menos ingresos que en 2014: 890 millones, 13 menos que el ejercicio anterior. También empeoró el resultado de los ingresos procedentes de la asignación de billetes dentro de la Unión Monetaria.