¿Por qué Historia de la Música es una de las carreras con menos paro?

Con una tasa de empleo del 90,7%, se imparte en siete universidades públicas españolas

Al repasar el listado de las titulaciones universitarias con menos paro, los primeros puestos son para las ingenierías y la medicina. Las carreras STEM (siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son las especialidades que más demanda el mercado. Hasta ahí todo encaja. Pero en mitad de la lista, concretamente en el puesto número once, aparece Historia y Ciencias de la Música, la única titulación de Humanidades con una tasa de empleo del 90, 7%. ¿Cómo se explica ese buen resultado cuando otras como Historia tienen una tasa de paro del 38,1%?

Los profesores universitarios consultados dan una respuesta clara: solo se ofrece en siete universidades públicas españolas y las plazas son limitadas, unas 50 al año por centro. Eso se traduce en que el número de graduados ronda los 200 al año entre todos los campus. “Con esas cifras, a diferencia de lo que ocurre con la mayoría de grados, no se satura el mercado laboral y los estudiantes no tienen tantas dificultades para encontrar un empleo”, señala Germán Labrador, director del departamento interfacultativo de música de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). 

¿Qué sectores absorben a estos graduados? El 78% de ellos se dedica a la enseñanza, fundamentalmente a la docencia de música en Secundaria; el 4% a la investigación a través de becas posdoctorales; el 2,5% a tareas relacionadas con la gestión cultural y el 1,6% es documentalista, según el Libro Blanco publicado por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) en 2005.

Esos resultados se obtuvieron hace 11 años y algunos de los expertos consultados dudan que hoy exista una equivalencia. La reducción de las convocatorias públicas de empleo durante los últimos años y la última reforma educativa (la LOMCE), que permite a las comunidades autónomas decidir cuántas horas se debe impartir la asignatura de música, podría afectar a los graduados que se decentan por la opción mayoritaria, la docencia.

De licenciatura de segundo ciclo a grado

Hasta 1970, Historia de la Música no se estudiaba en la Universidad española. Ese año la Ley General de Educación la estableció como materia obligatoria dentro de la titulación de Historia del Arte. Por primera vez surgió la necesidad de contratar a docentes especializados. En el año 74 se creó la Asociación de Profesores de Música -integrada por docentes de las universidades de Granada, Oviedo, Salamanca y la Autónoma de Barcelona- y en el 84 sus integrantes consiguieron que se convirtiera en una titulación de segundo ciclo, de solo dos años.

"En otros países europeos como Alemania, Música cuenta con más de 150 años de historia en la Universidad. Creamos la asociación para luchar por su creación en España", explica Antonio Martçin Moreno, catedrático de Historia de la Música de la Universidad de Granada. 

La primera en impartirla fue la Universidad de Oviedo y en los años posteriores se fueron sumando otros seis campus. Con la puesta en marcha del Plan Bolonia en 2010, la titulación de dos años se transformó en un grado de cuatro. 

"No enseñamos a tocar instrumentos. Este grado va mucho más allá y se estudia la biografía de los autores, la relación de la música y la física, los músculos que entran en funcionamiento al tocar... es un programa muy amplio", asegura Martín Moreno. La nota de corte para acceder a este grado en la Universidad de Granada fue de 7,3 en el curso 2015-2016. 

Otra de las claves de la alta inserción laboral es, según Víctor Sánchez, del departamento de Musicología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la tardía incorporación de esta titulación a la Universidad, que se impartió por primera vez en 1984 en la Universidad de Oviedo. "Otras carreras de Humanidades como Historia del Arte -que se puede cursar en 27 campus públicos- cuentan con más de dos siglos de historia en la Universidad española y los grupos de alumnos han ido creciendo gradualmente", indica. En la UCM se ofertan entre 20 y 30 plazas para los alumnos de primero de Música. En el caso de Arte, rondan las 240.

Podría parecer que las universidades han actuado de forma responsable con Historia de la Música y no han ofrecido más plazas de las que el mercado puede absorber. Pero no se ha seguido ningún plan estratégico. "La razón es que no disponemos de recursos económicos para contratar a más profesores y crear más de un grupo", asegura Germán Labrador, de la UAM. "Los buenos resultados han sido fortuitos", añade.

El perfil del estudiante que solicita este grado es peculiar. "Es una carrera que requiere conocimientos específicos de conservatorio, no es suficiente la materia que reciben en el instituto. No vienen a probar, sino muy convencidos y eso reduce el número de solicitudes", apunta Ramón Sobrino, director del departamento de Historia del Arte y Musicología de la Universidad de Oviedo.

Candela Tormo, alumna de Historia de la Música de la Universidad de Granada, de 21 años, cuenta que en los corrillos que se forman en el campus no se habla de la incertidumbre del futuro laboral. "Es una carrera muy vocacional y tenemos una formación muy especializada que nos abre muchas puertas". A ella le interesa la investigación y la docencia y ve factible abrirse camino en su universidad. Cree que todavía hay hueco para todos.

El grado de Historia y Ciencias de la Música se imparte en la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad Complutense, la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Oviedo, la Universidad de Granada, la Universidad de Salamanca y la Universidad de Valladolid.

Más información