Selecciona Edición
Iniciar sesión

La ultra alta definición y las pantallas curvas se imponen

El mercado de televisores en España se estanca pero los consumidores apuestan por las nuevas tecnologías y más pulgadas

La venta de televisores en España sigue estancada. En 2015, se vendieron 3,31 millones de unidades, un 3% menos que en el año anterior. Pero eso no quiere decir que el mercado esté parado. Los consumidores apuestan por aparatos con más pulgadas, mejor definición y diseño más cuidado. Prueba de ello es que las ventas de aparatos de ultra alta definición (UHD), también conocida como 4K,  crecieron un 350% en el último año y ya representan el 20% del mercado en valor, mientras que los de pantalla curva aumentaron un 112% y representaron el 12% de los vendidos, según las cifras de Samsung.

Mayor tamaño, mejor imagen, son las dos consignas para el consumidor, según la marca coreana. La pantalla media ha escalado a las 46 pulgadas. Uno de cada dos televisores que se vendan en 2016 será UHD o 4K y, de estos, más de la mitad serán de gran formato, de 55 pulgadas en adelante.

“El usuario quiere reproducir la pantalla de cine en su salón. Y la tecnología ha dado un gran salto en los últimos cuatro años en el mundo del televisor en términos de color, brillo y contraste gracias a tecnologías como el UHD o el alto rango dinámico (HDR)”, indica Raúl Martín, vicepresidente de electrónica de consumo de Samsung España

Estos nuevos estándares tecnológicos, y su ensalada de siglas, son aún casi ignotos para los consumidores, incluso para muchos que ya disponen de un televisor avanzado. El primer requisito que busca los compradores es la utra alta definición o UHD, que ofrece una resolución cuatro veces superior a la Full HD, la tecnología anterior, gracias a sus 8 millones de píxeles (la cámara de los móviles más avanzada tienen 15.000 píxeles)

Los fabricantes confían en que la TV de pago como Movistar + o Netflix emitan en los nuevos formatos

La segunda sigla para entender el televisor del futuro es HDR o alto rango dinámico, un conjunto de técnicas que permiten dotar a la imagen de un mejor detalle y contraste lumínico entre las zonas más claras y las más oscuras del visionado. Los televisores que llevan incorporada esta tecnología pueden visualizar hasta mil millones de tonos de color con detalles tres veces más brillantes que los televisores LED convencional.

Añadida al HDR, la tecnología denominada Ultra Negro reduce significativamente la reflexión de la luz, mejorando la calidad de imagen con un deslumbramiento mínimo, aumentando el contraste y consiguiendo negros entre 8 y 10 veces más intensos que un televisor convencional.

El televisor también aspira a disputarle al móvil, Nueve de cada 10 televisores de más de 46 pulgadas son smartTV, que permiten la conexión a Internet, indica Nacho Monge, responsable de marketing de la marca coreana.

SmartTV

Samsung acaba de presentar su línea SUHD de ultra alta definición en el encuentro tecnológico que celebra anualmente en Mónaco, con la que quiere competir con LG. Ambas marcas surcoreanas se disputan el mercado de la alta gama.

El primer fabricante ha patentado las pantallas de puntos cuánticos (Quantum dots), basada en nanocristales que enriquecen la luz de fondo en rojo y verde, lo que permite más nitidez en las imágenes y en mostrar los colores que no se podían reproducir antes. Frente al OLED, que no usa luz de fondo, esta tecnología se adapta a una habitación en la que no han cerrado las ventanas para poder ver una película o un partido de fútbol con la misma nitidez.

Ahora bien, la popularización de estos televisores plantea dos problemas. El primero es el precio. Por ejemplo, los televisores de gama alta de Samsung SUHD (serie 7, 8 y 9) , de 43 a 88 pulgadas, que llegarán a España en la próxima primavera cuesta entre 2.000 hasta más de 20.000 euros, dependiendo de su tamaño y características.

El segundo inconveniente es que las cadenas de televisión apenas emiten contenidos en UHD por lo que no se pueden explotar las capacidades de los nuevos televisores. Los fabricantes confían, no obstante, en que los nuevos actores de la televisión de pago como Movistar + o Netflix, se decidan a apostar por las nuevas calidades.

Más información