Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Walmart reduce un 10% el beneficio

Las ventas de la mayor cadena de comercio minorista siguen estancadas pese a los esfuerzos para potenciar los ingresos

Walmart va a necesitar más que tiempo para volver a crecer. La mayor cadena de comercio minorista del mundo cerró el ejercicio con los ingresos prácticamente planos, tras registrar una ligera caída hasta los 478.610 millones de dólares. Y la situación no va a mejorar a medio plazo, hasta el punto de que recortó la perspectiva de ventas para 2016 porque su negocio en Estados Unidos va más lento de lo esperado.

La multinacional controlada por la familia Walton está inmersa en un proceso de transformación para adaptarse a la nueva realidad del comercio, lo que le está llevando a hacer importantes inversiones en la modernización de sus locales y potenciando la oferta de productos frescos. Eso, como advierten los ejecutivos de Walmart, afectará a su beneficio, que cayó un 10% en el año, a 14.690 millones.

Esta combinación hizo que los títulos de la mayor corporación por ingresos del país cayeran más de un 4% en el inicio de la sesión, comiéndose buena parte de la remontada que experimento los últimos dos meses pese a las turbulencias en los mercados. Los inversores, por tanto, deberán tener paciencia. Para ganársela, Walmart aprovechó la presentación de resultados para elevar el dividendo.

El problema es que la compañía que dirige Doug McMillon registró una caída en el tráfico en sus locales mientras Amazon sigue ampliando su dominio en el comercio electrónico. En su guía a los inversores, anticipan que el ejercicio en curso acabará también plano frente a un crecimiento del 4% que proyectó anteriormente. Además, deberá incluir los costes del reordenamiento de locales.

Walmart anunció hace un mes el cierre de 269 tiendas en todo el mundo, que dan empleo a 16.000 personas. El negocio de la cadena está, además, bajo presión en mercados como el de Brasil y otros países de América Latina, donde va a desprenderse de más de un centenar de establecimientos. Una cuarta parte de las ventas se registran fuera de EE UU. La cifra de negocio de la división internacional se contrajo un 9%.