Selecciona Edición
Iniciar sesión

Amazon teje su propia red de mensajería tipo Uber

El portal de comercio electrónico da un nuevo paso para acelerar las entregas y reducir su dependencia en UPS, FedEx y DHL

Amazon sigue afinando su ingente red logística y se dispone a tejer una red de conductores al estilo de los del servicio de taxi alternativo Uber para la entrega de paquetes. De esta forma, la compañía de comercio electrónico —que ya fleta aviones y tiene permiso para transportar mercancía desde China hasta Estados Unidos— trata de reducir su dependencia en las compañías tradicionales de mensajería y mejorar el margen de beneficio.

Jeff Bezos tiene claro que, para estar cerca del consumidor, los productos que ofrece en su portal electrónico deben llegar cuanto antes a sus manos. Amazon ya ofrece entregas a domicilio en una hora para los abonados al servicio Prime Now. Pero la ambición de la compañía de Seattle es acelerar toda la maquinaría logística para los suscritos al Prime básico. Eso le obliga también a tener un mayor control.

Amazon está contactando así de una manera callada a conductos para que se inscriban a un sistema por encargo para la entrega de paquetes. El sistema Flex ya está funcionado en Texas. Aunque no se dan detalles, sigue una lógica similar a la de Uber: el conductor usa una aplicación para identificar los paquetes que tiene que recoger en pequeños centros de distribución en áreas urbanas y entregarlos desde allí al cliente.

Estos conductores no son empleados de Amazon, a los que paga entre 18 y 25 dólares la hora. El programa Flex estará disponible en 14 ciudades. Prime Now ya tira de conductores independientes en área como las de Nueva York para las entregas a domicilio, pero este negocio representa una parte muy pequeña de los productos que mueve Amazon a diario con UPS, DHL o el servicio postal tradicional.

Los resultados del pasado ejercicio muestran con claridad por qué Jeff Bezos trata de montar su propia red logística. Conforme crece su portal de comercio electrónico, lo hacen también los costes asociados al envío de los productos. El año pasado lo hizo un 18%, a 11.500 millones de dólares. En la presentación ante los analistas, se dejó claro que estas iniciativas no buscan reemplazar a las compañías de mensajería.

La idea es poder gestionar mejor los envíos en los momentos de más tráfico, como en la temporada de compras navideñas. El portal de comercio electrónico ya opera su propia red de camiones en Estados Unidos y está fletando aviones para acelerar los envíos desde sus grandes centros logísticos. Además, acaba de obtener una licencia para que su filial en China gestione los envíos por barco a través del Pacífico.