El margen de las gasolineras subió un 3% en 2015

Los precios de venta al público descendieron un 11% en la gasolina y un 14,4% en gasóleo de automoción

El margen bruto promedio (precio antes de impuestos menos la cotización internacional de referencia) de la gasolina experimentó un incremento del 5% con respecto al mes anterior hasta alcanzar los 18 céntimos, mientras que para el gasóleo de automoción el aumento fue del 9% hasta 18,6 céntimos, según los datos difundidos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en el informe de supervisión de la distribución en estaciones de servicio correspondiente al mes de diciembre de 2015.

En todo el año, los márgenes brutos de distribución promedio fueron superiores en torno al 3% a los del ejercicio anterior. Se situaron en 17 céntimos de euros por litro para ambos carburantes. En concreto, estos promedios mensuales máximos fueron en agosto de 19,2 céntimos de euros por litro para la gasolina 95 y de 18,6 céntimos en diciembre para el gasóleo A.

En cuanto al Precio de Venta al Público (PVP) promedio de la gasolina 95 en la Península y Baleares se redujo un 2% en diciembre (tras el ligero aumento del mes anterior) y se situó en 1,150 euros por litro, lo que supone el segundo precio promedio mensual más bajo de 2015 después del de enero (1,137 euros/litro). El PVP promedio mensual del gasóleo A descendió por séptimo mes consecutivo, en este mes un 6%, hasta situarse en 1 euro por litro.

En el conjunto de 2015, el precio de los carburantes fue inferior al de 2014. El PVP promedio anual de la gasolina 95 se situó en 1,237 euros por litro, un 11% menos que en 2014, y el del gasóleo A, en 1,123 euros por litro, un 14,4% menos que de 2014.

Los precios internacionales solo suponen en torno a una tercera parte del precio final al público , según las empresas operadoras

Es decir, se produce la paradoja de que mientras los PVP bajan, los margenes de la distribución han subido. La CNMC compara el PVP con la cotización internacional de referencia (los mercados de Rotterdam y Génova), cuyo descenso fue del 8,5% (-2,86 céntimos de euro/litro) y del 20,8% (-7,17 céntimos de euro/litro), respectivamente.

Precisamente en este punto es donde se origina la controversia. Según la Asociación de Operadores de Petróleo (AOP) resulta "una aberración" comparar los PVP con los de los mercados internacionales, ya que el PVP añade los impuestos y costes de distribución (transporte, almacenamiento, entre otros), lo que hacen que influyan en el porcentaje de subidas y bajadas, que nunca son en la misma proporción. También influye la oferta y la demanda de los productos en dichos mercados internacionales y por el cambio euro/dólar, ya que los productos petrolíferos cotizan en dólares.

En definitiva, teniendo en cuenta eso, los precios internacionales solo suponen en torno a una tercera parte del precio final. Es decir, si el impacto es de la tercera parte, tendrá que reflejarse igual proporción en el precio en las gasolineras y no en su totalidad. También apunta la AOP que "los operadores solo tienen capacidad para fijar el PVP en menos del 20% de los puntos de venta". Es decir, el descenso del PVP comparado con el de los mercados internacionales se acerca a esa premisa de la tercera parte. 

Según la AOP, al realizar la comparativa correcta en valores unitarios (céntimos por litro) se comprueba que la caída de los carburantes desde mediados de 2015 se ha trasladado en su totalidad al precio de los carburantes en el surtidor. Asimismo, destaca que los impuestos son más altos en las gasolinas que en los gasóleos, lo que explica que la evolución sea distinta. El precio antes de impuestos (PAI) de la gasolina 95 disminuyó un 4% (-2,02 céntimos de euro/litro) y el del gasóleo A se redujo un 11% (-5,66 céntimos de euro/litro) respectivamente.