El Banco de España reúne a los inspectores para rebajar la tensión

Los jefes de Supervisión criticaron a la Asociación de Inspectores por pedir el cese del subgobernador Restoy

La Supervisión del Banco de España mantuvo ayer reuniones con la plantilla para tratar de rebajar la tensión creada en las últimas semanas al tiempo que criticó los comunicados de la Asociación de Inspectores por dañar la imagen de la institución. Esta asociación ha pedido el cese del subgobernador, Fernando Restoy. La reunión se produjo un día después de que el supervisor se enfrentara a Economía por una información sobre Bankia.

El Banco de España mantiene varios frentes abiertos, internos y externos. Ayer, altos cargos de la Dirección General de Supervisión mantuvieron reuniones con la plantilla para transmitir un mensaje de unidad que rebaje la tensión en la que vive la plantilla. También se trató de “recuperar el diálogo constructivo sobre los retos que supone la Unión Bancaria en la labor diaria de los inspectores”, según fuentes del supervisor. Al mismo tiempo, se recriminó los comunicados de la Asociación de Inspectores del Banco de España (AIBE).

Esta organización, mayoritaria en la supervisión, con casi dos centenares de afiliados, considera que el subgobernador (que fue vicepresidente de la CNMV durante la salida a Bolsa de Bankia), así como dos de los miembros de la Comisión Ejecutiva, Ángel Luis López Roa y Vicente Salas, debían “rendir cuentas” por los cargos que ocuparon en la pasada crisis financiera.

Reacciones a las críticas

La Supervisión considera que esta petición de la AIBE dañó a la institución y al propio cuerpo de inspectores. La reunión, según fuentes que estuvieron presentes, trató de mantener un tono conciliador, aunque hubo reacciones duras cuando se criticó a la asociación.

Desde que esta agrupación pidiera la salida de Restoy, algunos mandos de la Supervisión han mandado mensajes a sus subordinados para que reclamen una nueva asamblea para que la junta directiva cambie el último comunicado, algo que algunas fuentes consideran una injerencia en las labores sindicales.

La Supervisión no se pronunció sobre el enfrentamiento con Economía por la filtración de un acta del FROB según la cual el Banco de España criticó a los peritos de Bankia, que dijeron que las cuentas estaban maquilladas. Tampoco Economía quiso responder al comunicado del supervisor que daba a entender que el ministerio fue el que filtró el acta.

Más información