Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Taxistas de toda España acuden a Madrid a manifestarse

La protesta contra la liberalización del transporte de viajeros complica el tráfico en la capital

Taxistas de diferentes ciudades de España protestan en Madrid. Luis Sevillano / VÍDEO: EFE

Miles de taxistas provenientes de toda España se han manifestado este jueves en Madrid contra la desregulación del sector propuesta por la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC). En opinión de los conductores, la modificación de la normativa que regula la actividad de empresas de vehículos de alquiler con conductor favorece a grupos competidores como Uber, y reduce la calidad del servicio.

La cabecera de la manifestación que han organizado los taxistas de toda España en Madrid ha llegado a las 12.40 a la sede de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el centro de la ciudad. Más de 2.000 trabajadores del taxi y familiares (hasta 5.000 personas, según la organización) han acudido a protestar contra la liberalización que el organismo de Competencia pide para el sector del transporte de viajeros.

La Federación Española del Taxi (Fedetaxi), que había convocado la protesta, ha entregado a su llegada a la CNMC una carta en la que piden que se defienda a los trabajadores del taxi. "Es grave que un organismo público como la CNMC, que debería defender los intereses de los españoles, se convierta en verdugo de 100.000 familias que viven del sector del taxi", ha declarado Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi. "No nos gusta protestar pero entendemos que estamos listos para llegar a consecuencias extremas para defender nuestros derechos", ha agregado Leal.

Entre los manifestantes había taxistas llegados de distintas partes de España. José Antonio Bolívar, directivo de Teletaxi Granada, criticaba "que la liberalización del sector va a generar más intrusismo y se llevará por delante a 100.000 familias, abocadas a la ruina". Federico Rico, taxista de origen español pero llegado desde Aviñón (Francia), ha hecho más de 1.000 kilómetros para participar en la protesta. Sus colegas han iniciado una colecta para financiar su viaje. Su vehículo, con banderas españolas y galas, ha sido uno de los que abría una marcha pacífica, aunque con mucho ruido (por los petardos lanzados) y muy colorida por las banderas, las pancartas y las cortinas de humo lanzadas.

Según algunos asistentes, el hecho de que no todas las federaciones y asociaciones de taxistas de España se hubieran sumado a la convocatoria ha hecho que no haya sido más numerosa.

Tráfico complicado

La marcha de los taxistas ha discurrido entre La Plaza de Colón y la calle de Alcalá, en pleno centro de Madrid. Solo en la cabecera había coches (cerca de 12 taxis abrían la manifestación). detrás, entre cientos de personas han realizado en recorrido andando. Han ocupado dos de los tres carriles del paseo de Recoletos, lo que ha complicado el tráfico en la capital. Por el carril lateral sí podían pasar autobuses y algunos vehículos, pero se ha congestionado una de las zonas con más tránsito de Madrid a esas horas.

Cerca de la sede de la CNMC se han multiplicado los lanzamientos de bengalas y petardos. "El pueblo unido jamás será vencido" han gritado los manifestantes. "Criticamos que la liberalización del sector conllevaría la competencia desleal de portales como Uber. El problema ya no es español, sino europeo", ha considerado Miguel Barceló, un taxista de 54 años que ha acudido a Madrid desde Mallorca. El presidente de la asociación gremial del Taxi ha añadido que "los partidos políticos están sensibilizados con nuestra situación", y ha asegurado que la propuesta de la CNMC no saldrá adelante, porque " las leyes las hacen los gobiernos y no los jueces".

Momentos de tensión

La marcha (y el paro convocado por los taxistas) tenía autorización para celebrarse entre las 11 y la 1. No se han registrado incidentes importantes, aunque se vivieron momentos de tensión cuando un grupo de manifestantes salió del grupo y se dirigió hacia un taxi en marcha para increpar al conductor y lanzar huevos contra el vehículo. "Somos personas normales, que no nos tachen de violentos", señalaron los organizadores para frenar a sus compañeros, antes de que otro grupo se dirigiera hacia la sede de la fundación del banco BBVA, en el paseo de Recoletos de Madrid, bloqueando nuevamente el tráfico.

Tras la identificación policial a algunos participantes, la manifestación procedió hacia la sede de la CNMC, donde el presidente de Fedetaxi leyó un comunicado en el que se aseguró que los taxistas no se van a dejar "sustituir por empresas que ahora hacen rebajas pero luego cuando llueve, es de noche o hay pocos taxis cobran el doble o el triple al usuario". "Cuando han acabado con el taxi, llegan a cobrar hasta 20 veces más por cada trayecto", afirmó a través de un megáfono.

Al término de la manifestación una mujer resultó herida tras explotarle un petardo cerca del pie. Dos ambulancias acudieron en las proximidades de la sede de Competencia para asistir a la herida. Sobre las 13.45 horas, el grueso de la manifestación ya se había marchado.