ICBC, un gigante de la banca china con pocos escándalos a sus espaldas

De propiedad estatal, es la mayor entidad financiera del mundo por valor de activos

El Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) ostenta desde hace años el título de mayor entidad financiera del mundo. Sus magnitudes son estratosféricas: casi 70.000 millones de euros en ventas, 30.600 millones de beneficios y más de 3 billones de euros en activos, según informa la entidad en su último informe de resultados, correspondiente a los nueve primeros meses de 2015. Su capitalización bursátil lo sitúa también como uno de los bancos más valiosos del mundo en Bolsa (211.000 millones de dólares). En España —donde ahora se relaciona a la entidad con la investigación de una trama dedicada a lavar dinero— aterrizó en 2011, con una oficina en Madrid y un año después, con otra en Barcelona.

En China, cuenta con 465 millones de clientes individuales y más de 5 millones corporativos. Se trata del mayor banco del país en ventas, beneficios, activos y capitalización bursátil y, junto a las otras tres entidades financieras estatales (Banco de China, Banco Agrícola de China y Banco de Construcción de China), dominan el sector financiero del gigante asiático.

ICBC cotiza en las Bolsas de Shanghái y Hong Kong desde el año 2006 y sus principales accionistas son el fondo de inversión gubernamental Huijin, con un 35% de los títulos, y el Ministerio de Finanzas chino, con otro 33,1%. El primer inversor privado —y extranjero— es el conglomerado Temasek, de Singapur, que posee un 2,44% de los títulos. A pesar de ser una entidad financiera comercial, el banco acostumbra a participar en la concesión de préstamos institucionales.

Sucursales en 42 países

Como otras compañías chinas, ICBC ha acelerado su presencia fuera de sus fronteras en los últimos años. A mediados de 2015 contaba con 399 sucursales en 42 países. Una de las naciones con más presencia de este banco chino es Argentina, donde posee más de un millón de clientes después de que en 2011 adquiriera el 80% de las acciones del Standard Bank en el país y meses después absorbiera sus oficinas y clientela. En la región, cuenta además con una oficina en Brasil, otra en Perú y está ultimando su primera apertura en México.

En España aterrizó en enero de 2011 con la apertura de una oficina en Madrid y un año después inauguró la segunda en Barcelona. Su llegada coincidió con una ola de aperturas en otros países europeos como Italia, Francia, Bélgica y Holanda. Sus ingresos en el extranjero supusieron a mediados de 2015 un 6,6% del negocio total, unos 3.000 millones de euros. La empresa no desglosa en sus cuentas los resultados específicos por países o regiones.

Pocos escándalos

En 2005, las autoridades del gigante asiático arrestaron docenas de medios y altos directivos de la entidad así como varios cargos públicos acusados de orquestar un plan para robar el equivalente a 800 millones de euros. Más allá de este incidente, es la primera vez que ICBC se ve involucrado en un supuesto caso de blanqueo de capitales fuera de China.

En su último informe remitido a la Bolsa de Hong Kong, ICBC afirmaba que "se ha acelerado el desarrollo de sistemas de lucha contra el lavado de dinero en el extranjero, fortalecido la supervisión y la inspección de las oficinas en el extranjero y se ha controlado y prevenido el riesgo de lavado de dinero así como de la reputación en el curso de la internacionalización del grupo". Ahora, con la operación de la Fiscalía Anticorrupción, esta versión queda en entredicho.

Más información