Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rodilla vuelve a beneficios en 2015 y eleva su facturación un 12,5%

Prevé abrir 50 nuevos locales hasta 2019. En Madrid apostará por "puntos estratégicos" como hospitales, aeropuertos o estaciones

La cadena de cafeterías Rodilla ha cerrado 2015 y la primera fase del plan de estabilización saliendo de pérdidas al registrar un beneficio de 2 millones de euros y elevando un 12,5% su facturación, hasta los 92 millones de euros, impulsado por la recuperación del consumo y del sector de la restauración organizada.La empresa señala que ha logrado "rejuvenecer" su clientela y prevé hasta 2019 abrir 50 locales.

"Por fin tenemos un beneficio positivo neto y esperamos seguir creciendo en el nuevo plan estratégico 2016-2019 y no volver a ver los números rojos. Damos por finalizada la primera fase porque el concepto está funcionando", ha explicado la consejera delegada de la compañía, María Carceller, en un encuentro con los medios.

La compañía ha registrado un incremento del 9,4% de las ventas comparables anuales totales, mientras que ha registrado un crecimiento en el tráfico de clientes del 6,5% y del 2,7% en el ticket medio de compra. El resultado bruto de explotación (Ebitda) se elevó en 2015 un 31%, respecto al ejercicio precedente. Por otro lado, las cafeterías del grupo (Jamaica y Café de Indias) también han registrado una evolución positiva al recuperarse el sector del café, el más perjudicado durante la crisis.

Carceller ha subrayado que entre las claves del crecimiento destaca la consolidación del proyecto de renovación de imagen de la marca que se inició en 2012 y en el que se ha invertido 5 millones de euros, así como la expansión por España. En 2015, la enseña ha abierto 18 nuevos locales, de las cuales 8 han sido los primeros en Barcelona, Zaragoza y Marbella, y los restantes en Madrid.

La consejera delegada ha desvelado que la empresa es ambiciosa y quiere "evolucionar hacia una cadena nacional", por lo que prevé alrededor de 10 aperturas para 2016 fuera de Madrid, mientras que en la capital española estima nuevas tiendas, pero en puntos estratégicos como hospitales, aeropuertos o estaciones de autobuses. Respecto a 2016, la enseña de restauración prevé superar la facturación a antes de la crisis (2008) y elevar el 10% el crecimiento de ventas para seguir ganando cuota de mercado.

La consejera delegada ha subrayado que otra de las claves ha sido el rejuvenecer a sus clientes, consiguiendo que en 2015 el segmento de 18 a 35 años incrementara sus visitas en más de un 30%, ganando 2,5 puntos de cuota.

Por otro lado, María Carceller ha confesado que la compañía ha recibido ofertas para desembarcar en el extranjero, pero reconoce que no es la prioridad. "Estamos en predisposición para salir fuera, pero no es vital para nosotros y formará parte de la segunda fase de expansión", ha subrayado.

"Tenemos peticiones, pero no tenemos prisa porque no queremos fallar. En la actualidad, tenemos solicitudes de México, Arabía Saudí y Egipto", ha desvelado la consejera delegada de los posibles destinos en los que podría desembarcar próximamente la cadena.

50 nuevos establecimientos hasta 2019

Los buenos resultados registrados en este ejercicio ha permitido que Damm, principal accionista de Rodilla, haya aprobado recientemente el plan estratégico para 2016-2019 en el que la compañía estima un crecimiento del 5% anual en ventas.

En este periodo, Rodilla prevé la apertura de un mínimo de 50 establecimientos, que estarán localizados la mayoría en capital de provincias para impulsar su expansión nacional y para lo que invertirá 4,7 millones de euros en el desarrollo de tiendas propias. Además, estima doblar el Ebitda en este nuevo periodo.

Rodilla es la cadena con mayor crecimiento orgánico del mercado con crecimiento sostenible, gracias a dos momentos de consumo fuertes como son los desayunos y las meriendas, por lo que se ha marcado como reto para 2016 impulsar las cenas y los packs para llevar. "El consumidor se ha vuelto más racional, exigente y está más informado, por lo que va a exigir más innovación y quiere dejarse querer. Tenemos que hacer una propuesta de valor atractiva", ha concluido Carceller.