Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Competencia multará a los ejecutivos de empresas que sean sancionadas

El organismo critica que tarda en cobrar entre seis y ocho años de media las multas que impone

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) multará también a los ejecutivos de las empresas que cometan infracciones y que, a su vez, sean sancionadas. La multas para los directivos tendrán un tope máximo de 60.000 euros, de acuerdo a lo que marca la ley, según desvelaron este lunes el presidente del organismo, José María Marín Quemada, y el director general de Competencia, Eduardo Prieto. De esta forma, la CNMC trata de apretar más a las empresas para que respeten la normativa.

Los responsables de la CNMC, que participaron en un acto organizado con la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), también se quejaron de que las multas tardan en cobrarse una media de entre seis y ocho años, llegando incluso a casos de 10 años. Esta tardanza, debida a la cantidad de recursos interpuestos en los tribunales antes de que la decisión sea firme e inapelable (junto con la cuantía de las sancione)s provoca que no sean lo suficientemente disuasorias para el sancionado, según Marín Quemada. De media, una vez terminados los procesos de apelación, se cobran el 80% de las sanciones, según Prieto.

La CNMC quiere con esta advertencia dar llamar la atención del Gobierno y del Parlamento en un momento en que toca renovar el consejo, aunque las actuales negociaciones políticas esta retrasando. La CNMC, en ese sentido, considera que se puede aprovechar para dar los retoques que sean precisos para mejorar un modelo de comisión que cree consolidado. Entre ellos, podría aumentar se el número de miembros del consejo. Para ello, según Marín, se ha reunido con representantes de todos los partidos políticos.

Multas récord por los carteles

El organismo, por otra parte, intensificará la lucha contra los carteles, sobre todo los que manipulan las licitaciones públicas. El año pasado desmanteló 14 de estos acuerdos ilegales e impuso multas por valor de 549 millones de euros, cifra que marca récord.

La mayor sanción correspondió a los fabricantes de automóviles, con 131 millones. La siguió otra de 98 millones a 43 empresas de gestión de residuos y otra de 88 a nueve industrias lácteas. Otra sanción de 58 millones recayó en fabricantes de cartón y una de 32 a las petroleras, a las que también sancionó por no haber cumplido una resolución de 2009 (8,5 millones a Repsol; 2,5 al Cepsa y 750.000 euros al BP).

Además de la lucha contra los carteles, la CNMC impulsará el programa de clemencia, que ya han utilizado algunas empresa para reducir o suprimir sus multas (fue el caso de Volkswagen en la multa a los fabricantes de coches); aumentará la vigilancia al sectores, sobre telecomunicaciones y TV de pago, lo derechos del fútbol, la economía digital, las profesiones colegiadas y el sector agrícola.

Una de las prioridades de la CNMC para este ejercicio es, además de la lucha contra los carteles, es aumentar la vigilancia de al sectores, sobre todo los de telecomunicaciones y TV de pago, lo derechos del fútbol, la economía digital y las profesiones colegiadas. En ese sentido, su presidente, José María Marín Quemada, se mostró inquieto por el duopolio existente entre Atresmedia y Mediaset en el sector audiovisual, sobre el que dijo que le gustaría que no existiera. Añadio que es consecuencia del proceso de concentración y de la singularidad del modelo de RTVE.

Marín subrayó que el papel del organismo que preside se centra en vigilar de forma continuada que se cumplan las obligaciones que adquirieron tras esa concentración. A este respecto, recordó que en 2015 se dictaron dos resoluciones por incumplimiento de los compromisos de la integración Telecinco/Cuatro y Antena 3/La Sexta. Mediaset recibió una multa de tre smillones y Atresmedia, de 2,8.

También ha multado a Telefónica con 6,3 millones por acuerdos restrictivos con Yoigo y con 10 y 5,5 millones, respectivamente a Telefónica y DTS “por haber alcanzado acuerdos restrictivos de la competencia relacionados con la adquisicicón y explotación de contenidos audiovisuales”.