¿Vacaciones en el Titanic? Una réplica del transatlántico zarpará en 2018

El nuevo crucero podrá acomodar a 2.400 pasajeros y viajará desde Southampton a Nueva York en su viaje inaugural

Un nuevo Titanic, una réplica casi exacta del famoso barco que naufragó en la noche del 14 de abril de 1912 y en el que murieron 1.514 personas, surcará los mares en 2018. Esa es la fecha oficial para que sea una realidad el proyecto que fue anunciado por el multimillonario australiano Clive Palmer, propietario de Blue Star Line, en abril de 2012, tras la firma de un acuerdo con el astillero estatal de China CSC Jinling. El barco tendrá casi 270 metros de largo, 53 metros de largo y podrá alcanzar una velocidad de 24 nudos. El nuevo crucero zarpará de Southampton, Inglaterra, con destino a Nueva York en su viaje inaugural.

En cuanto a su capacidad, podrá acomodar a 2.400 pasajeros, 177 más que el Titanic original. Asimismo, el nuevo Titanic contará con todas las medidas de seguridad modernas, control de satélite, sistemas de navegación digital y “todo aquello que uno espera que tenga un barco del siglo XXI”, ha contado al New York Post el director de marketing de la compañía, James McDonald.

Los historiadores y expertos en el Titanic, Steve Hall y Daniel Klistorner, fueron designados como consultores de diseño de interiores. Las semejanzas con el barco original serán asombrosas.

Decoración al estilo Imperio y Luis XVI

Entre los lugares más emblemáticos del barco estarán la gran escalera –una de las imágenes más conocidas de Titanic–, que estaba reservada para las personas de primera clase; la sala de fumadores, donde solo podían entrar los hombres y que recreaba los ambientes de los clubs de Nueva York o Londres, y el Café Parisien, que se construyó con la idea de recrear el típico café francés.

En los camarotes, el diseño del nuevo Titanic es fiel a los estilos Imperio y Luis XVI. Madera de sicómoro, caoba y los mejores paneles de roble se utilizaron en las mejores habitaciones de primera clase. La piscina, que en la época del Titanic era casi una novedad, forma parte de unos baños turcos que también estarán en el Titanic II.

Un millón por un billete

La imagen del comedor de tercera también se replica. En el original, estaba dividido en dos partes. En una se sentaban los hombres solteros y en otra las mujeres solteras y las familias. La decoración, que también se ha respetado, era muy simple y estaba adornada con carteles publicitarios. La compañía ha señalado que le han llegado a ofrecer casi un millón de dólares (casi 900.000 euros) por un billete en primera clase, aunque todavía no se ha abierto el plazo para reservar plazas.

Más información