Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La tarjeta SIM tiene los días contados…pero no tire su móvil

Las grandes marcas no integrarán en los 'smartphones' hasta finales de 2017 las nuevas eSIM virtuales, válidas para todas las compañías

Los días de la tarjeta SIM física están contados pero aún le queda una larga agonía hasta su desaparición definitiva. La SIM integrada o eSIM es ya una realidad técnica un año después de que los operadores y los fabricantes de móviles se pusieran de acuerdo en lanzar un estándar común para la creación de una tarjeta virtual preinstalada dentro del hardware del aparato, que permite prescindir de la SIM física al ser válida para todas las compañías.

Pero que nadie tiré su móvil ni se retraiga a la hora de renovarlo. Hasta finales de 2017, los fabricantes no incluirán esta tarjeta virtual de forma masiva en sus terminales ni los operadores ofrecerán esa facilidad a sus abonados, según fuentes de la industria.

La principal ventaja de la eSIM es que ofrece la posibilidad a los usuarios de cambiar de compañía casi al instante, según les convengan más o menos las tarifas de datos de cada una, porque es capaz de almacenar los datos de todas las operadoras asociadas al perfil y el número de usuario.

En el MWC de Barcelona se presentarán los primeros pilotos de la eSIM

El pistoletazo de salida de la nueva eSIM virtual se dará en el Mobile World Congress (MWC) que se celebra una vez más en Barcelona desde el 22 de febrero, y donde se anunció en la edición pasada de 2015 la puesta en marcha del proyecto. En el mismo foro, la asociación mundial de operadores de telecomunicaciones (GSMA) anunciará que ya están listos las especificaciones técnicas, el estándar y la seguridad de la eSIM, pero la explotación comercial llegará más tarde.

Y es que no hay que lanzar las campanas al vuelo. Durante 2016, los fabricantes de equipos y los operadores realizarán las primeras experiencias piloto con la eSIM, pero especialmente en equipos máquina a máquina (M2M) instalados en coches o sistemas de seguridad y en algunos weareables, como relojes inteligentes. Los primeros proyectos piloto se presentarán en el MWC, entre ellos alguno de un operador español como Telefónica.

Las primeras eSIM se montarán en dispositivos máquina a máquina (M2M)

Pero no será hasta una fase posterior, desde la segunda parte de 2017 o principios de 2018, cuando este hardware comenzará a integrarse en los primeros móviles de forma comercial y los operadores habilitarán sus sistemas para permitir su gestión remota, según las citadas fuentes. De hecho, ninguno de los terminales de alta gama que se va a presentar en Barcelona la próxima semana por las grandes marcas (Samsung, Huawei, LG, Sony, Xiaomi, etcétera) llevan incorporada la eSIM.

Ventajas técnicas

La denominada oficialmente SIM GSMA Embedded incluye una característica llamada “perfil de interoperabilidad “, que permite a un operador crear un perfil de usuario que puede ser descargado en cualquier eSIM compatible, independientemente del fabricante del terminal o dispositivo.

Para los usuarios particulares, supone unas ventajas evidentes porque podrán cambiar de operadora al instante dependiendo de las tarifas, especialmente, cuando viajen al extranjero y tengan que pagar los costes del roaming. Recibirán las ofertas online de las compañías extranjeras con tarifas locales y no tendrán que sujetarse a las de su operadora nacional de origen.

Pero mayor ventaja habrá para los aparatos que están gobernados a distancia, el llamado machine to machine (M2M) como coches, alarmas, controles de entrada y otros tantos. Actualmente, hay 273 millones de conexiones M2M celulares de los operadores en todo el mundo que han firmado el protocolo de la eSIM, lo que supone el 75% del total.

Un total de 23 operadores móviles ha suscrito el protocolo para la adopción de la única, común e interoperable especificación de la nueva SIM integrada, y once de ellos (AT & T, Bell Canada, Etisalat, Indosat, NTT DoCoMo, Orange, Tele2, Telefónica, Vodafone y Teliasonera), ya tienen en marcha experiencias comerciales piloto.

Más información