Selecciona Edición
Iniciar sesión

Grecia vuelve a entrar en recesión dos años después

El PIB del país heleno se contrajo un 1,9% interanual entre octubre y diciembre

La economía griega vuelve a entrar en recesión 24 meses después, tras un año de turbulencias marcado por la negociación del tercer rescate a sus finanzas públicas y el corralito. El PIB del país heleno se contrajo un 1,9% interanual entre octubre y diciembre y encadena ya dos trimestres consecutivos en negativo, el periodo mínimo para considerar que una economía está en terreno recesivo. En términos intertrimestrales, la economía del país mediterráneo se contrajo un 0,6% en el tramo final del año —ligeramente menos de lo que se preveía— tras caer un 1,4% entre julio y septiembre, según las cifras publicadas este miércoles por la agencia estadística comunitaria, Eurostat. El acuerdo definitivo del tercer tramo del rescate preveía una caída del PIB del 2,3% en todo 2015. Para este año, la Comisión Europea espera que la economía griega se contraiga un 0,7%.

La economía griega es, con diferencia, la más golpeada de Europa tras desde el inicio de la Gran Recesión. Desde septiembre de 2008, el PIB heleno ha perdido más de la cuarta parte de su valor, mientras que su población se ha mantenido prácticamente estable. En los últimos ocho años, el paro en Grecia se ha disparado hasta el 26,5%, la cifra más alta de toda la Unión Europea (UE). Y el paro juvenil supera con creces el 50%.

Inmerso en una espiral de austeridad y crecimiento negativo, el pasado día 4 Grecia volvió a ver desfilar por las calles de su capital, Atenas, a decenas de miles de manifestantes durante la tercera jornada de huelga general contra el Gobierno de Alexis Tsipras. Las protestas contra el Ejecutivo se centran, ahora, en la reforma de las pensiones. Cabe recordar que este verano, el país heleno sufrió un corralito para evitar una fuga masiva de depósitos que habría puesto a la banca del país contra las cuerdas.

"Creemos que la debilidad de la demanda interna seguirá durante todo 2016; habrá que ver hasta qué punto esta corriente negativa puede ser compensada con un aumento de la inversión y de las exportaciones", apunta Tassos Anastasatos, economista de Eurobank Ergasias, en declaraciones a Bloomberg.

Las dudas sobre Grecia van más allá del signo negativo de su economía. La deuda pública, el problema más acuciante del país en los últimos años, galopa por encima del 180% del PIB y el déficit sigue sin suturarse. Este jueves, el máximo responsable del FMI para cuestiones de deuda de países europeos, Paul Thomsen, mostró en un artículo publicado en el blog del Fondo su preocupación por que los temores de una posible salida del euro se reaviven si Grecia no logra presentar un plan creíble de contención de la deuda.