Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El mueble español sale del Barroco

Las nuevas generaciones de las firmas familiares impulsan la innovación y la internacionalización del sector

Tras superar una caída del 58%, los fabricantes de muebles han vuelto al crecimiento: un 3,1% en 2014, y otro tanto en 2015, hasta los 3.948 millones de euros. El cambio es debido a la nueva generación de las empresas familiares, herederos más formados que se han rodeado de directivos profesionales para modernizar el negocio y competir en el mercado mundial de muebles de alto valor añadido. Son empresarios que viajan, contratan a prestigiosos diseñadores y utilizan la tecnología para hacer desde cunas con sensores para testar el estado del bebé a espejos de cuarto de baño para interactuar con el móvil.

El sector se estancó en 2000. "Hacían muebles tradicionales que no respondían a las soluciones funcionales y económicas pedidas por el mercado", cuenta Vicente Sales, analista de Mercados de Aidima, Instituto Tecnológico del Mueble. La crisis apuntilló a 5.000 empresas (casi un tercio de las que había en 2004) que han cerrado, y hundió la facturación, desde los 8.642 millones de euros de 2006 a los 3.716 de 2013. "El 86% de las empresas son micropymes, facturan menos de un millón de euros y están anticuadas", añade Sales.

Sin fábricas en el extranjero, el coste de la mano de obra y los controles de calidad impiden a las empresas españolas competir con el mueble barato y de baja calidad importado de China y países emergentes, el más vendido en España. Por eso, aunque más de 5.000 empresas españolas exportaron 1.860 millones de euros (el 47% de la producción del sector) en 2015, más que antes de la crisis, las exportaciones solo cubren el 70% de las importaciones (en 2007 era el 56%).

"Quienes han abierto nuevos mercados en la crisis son héroes, porque lo han hecho sin financiación", cuenta Amparo Bertomeu, directora general de Anieme, la asociación exportadora. "Se tarda cinco años en penetrar en un mercado". El crecimiento de los dos últimos años ha venido de la mano de estos exportadores; entre el resto de las empresas sigue habiendo cierres. "Crecen las dirigidas por las nuevas generaciones, que han respondido al mercado, se han internacionalizado para crecer y venden de otra forma. Muchas han entrado en el mercado del contract (muebles para espacios públicos como hoteles), y abren showrooms donde existe esta demanda", indica Vicente Sales.

Muchas empresas han entrado en el sector de los muebles para hoteles

El showroom es una de las fórmulas del líder español de los muebles de oficina, Actiu, para reforzar la exportación. En 2007 ya ingresaban la cuarta parte del exterior, y "nos ha sido más fácil aumentar la exportación, lo hemos hecho centrándonos en grandes proyectos a medida. En 2015, realizamos 1.500 grandes proyectos en 70 países de todo el mundo. También hemos incidido en el diseño y en la tecnología, invertimos el 5% de la facturación en I+D para hacer desde sillas que acompañan el movimiento de las personas a mesas electrónicas. Vendimos 65 millones de euros en 2015", cuenta Joaquín Berbegal, director de desarrollo de negocio de Actiu.

Exportaciones

La mayor oficina con mesas de regulación de altura electrónica en Europa, con 12.000 puestos de trabajo, está equipada por Actiu. También lo están el ejército saudí (6.000 puestos), el aeropuerto de Londres o las oficinas de Google y Twitter de varios países. Actiu es uno de los seis mayores fabricantes de muebles. Otro es Royo Group, el líder español de los muebles de cuarto de baño (y el tercero de Europa), con ventas de 70 millones de euros, y 450 empleados. Royo exporta desde 1992, y está doblando su tamaño en cuatro años porque abre fábricas cerca de los mercados. Su planta española atiende la región sur de Europa y Oriente Próximo. "Tenemos una fábrica en Polonia para abordar el resto de Europa, e invertimos siete millones de euros en una segunda fábrica polaca. Tenemos otra planta en México para el mercado americano", cuenta Raúl Royo, consejero delegado de Royo Group, que invierte el 5% de su facturación en I+D.

Igual que el resto del sector, Royo estuvo "en pérdidas entre 2008 y 2011, y nos hubiéramos hundido sin salir al exterior. Para volver a beneficios, también hemos abaratado un 20% la fabricación, con nuevas tecnologías", confiesa Raúl Royo. "Para automatizar procesos hay que hacer muebles a gran escala, y eso lo hacen fabricantes con más de 49 empleados (unas 105 empresas). Una inversión de 400.000 euros abarata costes en más 150.000 euros anuales", cuenta Alberto Hurtado, uno de los dueños de Hurtado Rivas, fabricante de maquinaria para la industria del mueble.

La facturación de Hurtado Rivas se hundió con el sector, y habría cerrado, como tantos proveedores, si no hubiera entrado en la fabricación de robots a medida para paletizar y empaquetar, que vende en 20 países de Latinoamérica y Asia. "Son desarrollos propios para empaquetar todo tipo de productos, desde cajas de leche a bidones de crudo. Trabajamos para multinacionales de todos los sectores, desde la alimentaria hasta la militar", detalla Alberto Hurtado. La empresa ha recuperado la facturación precrisis (3,8 millones de euros).

Hay compañías que se han salvado diversificándose hacia industrias como la del embalaje de muebles

El objetivo de Hurtado Rivas es exportar el 90% de su producción. En eso están todos. Colección Alexandra ya lo hace. Uno de los fabricantes de lujo de mayor prestigio mundial fue puesto en marcha por la diseñadora María J. Guinot, que en el año 2000 vivió dos años en Sharya (uno de los emiratos árabes) para decorar un palacio de 22.000 metros cuadrados. Ahora amuebla mansiones en 60 países, y factura cinco millones de euros.

Micuna, el líder español de muebles infantiles, quiere aumentar su presencia exterior en el segmento del lujo. Se acaba de estabilizar en una facturación de 8,5 millones de euros (el 40% de lo que vendía en 2008) y ha frenado la caída a base de exportar y aumentar el valor añadido de sus productos. "Vendemos casi un tercio de la producción a más de 40 países de todo el mundo. Hemos hecho líneas de lujo, con cristales Swarovski, para Rusia y China. Hemos metido tecnología en las cunas, además de articularlas, para facilitar el cuidado del bebé. Ahora empezamos una línea de tiendas franquiciadas", desgrana María Eugenia García, directora de negocio de Micuna.

Vondom se ha convertido en unos de los líderes mundiales de los muebles de exterior de lujo en seis años, realiza el 80% de su producción en 80 países, y amuebla desde casas de famosos como Ricky Martin a hoteles de lujo de todo el mundo. La empresa, creada por la segunda generación de los propietarios de Plastiken (fabricante de productos de plástico para menaje) en 2010, se ha rodeado de diseñadores de prestigio internacional, y factura 15 millones de euros.