Dos españoles expanden su negocio en la meca del videojuego

Chartboost, fundada por María Alegre y José Luis Agell, compra Roostr para potenciar el contenido de los videojuegos a través de videobloggers

La empresa de gestión de intercambio y análisis de videojuegos, Chartboost, fundada por dos españoles, acaba de adquirir Roostr, una startup especializada en gestión y explotación de contenido relacionado con los videojuegos a través de las opiniones de videobloggers. Esta firma, que cuenta con menos de 10 empleados, tiene su sede en Boston. Chartboost no ha desvelado el precio de la adquisición. Al no cotizar en bolsa no tiene obligación de hacer público este dato.

Hace cinco años, María Alegre (Barcelona, 1985) y José Luis Agell (Barcelona, 1984) comenzaron a dar forma a una idea, querían crear una plataforma de intercambio y venta de anuncios de descarga de juegos. Su experiencia previa en la división de entretenimiento digital en Disney y en su propio estudio donde desarrollaban los primeros juegos para iPhone, les hicieron ver que había un negocio por explotar. Actualmente tienen una empresa, Chartboost, en la que ha invertido Sequoia, el mismo fondo que apoyó a Apple, Airbnb, Google o Paypal en sus inicios.

La plantilla de Chartboost supera ya los 150 empleados y tiene la sede en un un edificio en el centro de San Francisco (Estados Unidos), donde luce el logo verde con una flecha ascendente. La firma abrió sucursal en Amsterdam y Japón hace un año.

Ahora acaba de comprar Roostr para ampliar el negocio. Entre los YouTubers más relevantes del catálogo de Roostr se encuentran WillyRex, uno de los más conocidos en España, así como Nick Neri, autor del canal NickAtNyte. Nick Neri se decidió por esta plataforma por la sencillez que ofrece. “Pone orden en el caos de tener que ir tratando empresa por empresa. A la vez, me ayuda a diversificar el contenido que pongo en el canal”, explica.

Uno de los aspectos más novedosos de Roostr es que su contenido es patrocinado, aunque siempre se advierte de manera clara al usuario que consume los vídeos. El cliente ofrece en la plataforma su juego para promocionarlo a través de vídeos en YouTube. Los creadores de contenido, se dan de alta en la promoción y crean vídeos comentando el título. “Los jugadores ya no leen análisis de revistas para ver cómo es un título, sino que quieren saber las sensaciones, ver cómo es, cómo se juega, qué ofrece…”, indica, su fundador y consejero delegado Marco Mereu (Freeport, 1972)

Tanto Agell como Mereu confirman que poco a poco irán emergiendo las plataformas para que los clientes puedan combinar promociones. Alegre, consejera delegada de Chartboost, cree que este nuevo espacio cubre la demanda de los clientes. “En Chartboost estamos centrados en ayudar a los desarrolladores para que sus juegos sean un negocio. Roostr, que solo tiene un año de antigüedad, en cambio, se ha centrado en hacer que los que tienen influencia en redes puedan monetizar su contenido de una manera muy natural. Al unirnos, creamos una fórmula en la que los desarrolladores que ya están en Chartboost tienen acceso a una nueva audiencia, amplia y relevante”.

Agell subraya que ambas plataformas contaban con muchos clientes en común. Mereu, certifica, lo que muchos estudios de videojuegos ya habían percibido, que los anuncios de televisión no generan apenas descargas. “No solo ofreceremos contenido de los youtubers más deseados, sino también datos, cifras. Somos los primeros en analizar el comportamiento del jugador que llega desde nuestro vídeo”, presume.

Agell explica que, aunque el mercado sigue teniendo como eje central Estados Unidos, América Latina es cada vez un terreno más interesante. “Estamos evangelizando muy bien, mostrando las posibilidades y se nota. El mayor problema era el pago, pero es algo que se está mejorando con sistemas alternativos a las tarjetas de crédito tradicionales”, detalla.

Mereu aprovecha para recordar que no es necesario tener una audiencia de cinco cifras para ganar dinero con vídeos de YouTube. “Hay quien consigue 200 dólares semanales por un solo vídeo”, explica, “pero lo importante es que generen una audiencia activa. Tenemos casos de gente que con 1.500 suscriptores les da para vivir”.

Dentro de un mes San Francisco acogerá la Game Developer Conference, la cita más importante de creadores de ocio electrónico. La compra de Roostr, deja a Chartboost en una posición de privilegio como escaparate promocional. Las cifras del negocio sorprenden por su magnitud, más de 300.000 juegos operativos en 150 países y con una base de 1.000 millones de jugadores activos al mes. En total, monitorizan más de 40.000 millones de partidas.

Más información