Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El BBVA cree que la incertidumbre política frena ya el crecimiento

Calcula que, si se prolonga seis meses, el crecimiento previsto para 2017 (2,7%) bajará en 1,3 puntos

La incertidumbre sobre la política económica española alcanzó el mes pasado, cuando se constataron las extremas dificultades para formar Gobierno tras las elecciones generales del 20-D, su nivel más alto desde la polémica suscitada por la participación de España en la invasión de Irak, en 2003. Eso tiene ya consecuencias en el crecimiento de la economía española, según una estimación que ha publicado este martes el servicio de estudios del BBVA. Y el lastre será aún más pesado si ese alto nivel de incertidumbre se prolonga durante seis meses.

BBVA Research calcula que, en ese caso, la tasa de crecimiento del PIB en 2016 se reduciría en 0,5 puntos porcentuales (del 2,7% que prevé al 2,2%) y en 1,3 puntos porcentuales en 2017 (del 2,7% al 1,4%) para dejar a la mitad la tasa de crecimiento prevista. Cada punto del PIB equivale a unos 10.000 millones de euros, por lo que este año la factura de la incertidumbre prolongada sería ya de 5.000 millones.

De hecho, según ha apuntado en conferencia de prensa el responsable para economías desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech, “el alto nivel de incertidumbre sobre la política económica que se ha visto en enero ya se ha incorporado a las previsiones de crecimiento que hemos hecho, restando 0,2 puntos porcentuales este año y 0,3 puntos porcentuales en el crecimiento de 2017”.

Las lentas e infructuosas negociaciones entre los partidos políticos para formar Gobierno han multiplicado las voces empresariales que alertan de la factura económica de la incertidumbre política. O que reclaman un Gobierno fuerte ante el envite de una economía mundial titubeante, con las Bolsas en caída libre. Pero ni los datos ni las encuestas de confianza a consumidores o gerentes de compras revelan un deterioro apreciable, con la economía creciendo al 3%, y creando empleo.

Los economistas del BBVA se han embarcado en la compleja tarea de traducir a números un estado mental. Y para ello, echan mano de los periódicos. “No hay indicadores ni encuestas construidos con la finalidad” de cuantificar la incertidumbre sobre las políticas económicas, advierte el servicio de estudios en el análisis difundido este miércoles. Un callejón al que BBVA Research encuentra salida siguiendo la propuesta de tres investigadores estadounidenses: un índice que refleja, en cada momento, el número de artículos en periódicos españoles “en los que se contienen simultáneamente términos relacionados con incertidumbre, política y economía”.

Según ese índice, que también han estudiado recientemente los profesores Jesús Fernández-Villaverde y David López Salido, la incertidumbre sobre la política económica alcanzó el mes pasado su nivel más alto desde la participación de España en la invasión de Irak, en 2003. El servicio de estudios de BBVA concluye que ese alto nivel de incertidumbre sobre las medidas de política económica contribuyen a retraer la inversión y el consumo, y elevan la prima de riesgo.

“Aumentos en el nivel de incertidumbre se traducen en una reducción significativa de la actividad”. Los economistas del BBVA son concluyentes al creer que esto ocurre ya, pero más cautelosos al traducirlo a cifras concretas. “En el periodo de muestra [desde 2001] utilizado no se han producido episodios similares al que hoy vive España”, advierte el estudio, que también señala que el margen de error de las estimaciones es relativamente amplio.

“Habría un impacto relativo algo superior en el empleo”, aseguró Doménech. El servicio de estudios del banco vaticina ahora que entre 2016 y 2017 se crearán un millón de puestos de trabajo. Pero estima que, si se prolonga la incertidumbre sobre las políticas económicas, ese aumento de la ocupación se limitaría a unos 700.000 empleos en estos dos años. BBVA Research ha estudiado el caso de Italia, pero no el de Portugal o Grecia, por no haber una estimación del índice de noticias sobre incertidumbre en la política económica. “Tampoco sobre Bélgica”, aclaró el economista del BBVA, quien ha puntualizado que estar más de año y medio sin gobierno (como fue el caso belga, con un desempeño económico favorable), “no tiene que traducirse necesariamente en un alto índice de incertidumbre sobre políticas económicas”.

Impacto positivo del petróleo barato

Pese a que el servicio de estudios ya incorpora un primer impacto del alto nivel de incertidumbre política, no cambia el pronóstico que realizó antes de las elecciones, en noviembre. Y es que el petróleo barato lo tapa todo, incluido el peor arranque del año en las Bolsas mundiales. “Sin esos elementos de incertidumbre, externos e internos, habríamos revisado al alza nuestra previsión de crecimiento”, explicó el economista jefe del BBVA, Jorge Sicilia, en la presentación del nuevo pronóstico del servicio de estudios del banco. Que es el mismo, aunque sea distinto. BBVA Research predice que el PIB español, tras avanzar un 3,2% en 2015, crecerá al 2,7% este año y el próximo. Son idénticas cifras que tres meses atrás, pero solo se sostienen porque los expertos del banco creen ahora que el petróleo será entre un 30% (en 2016) y un 20% (en 2017) más barato que lo que vaticinaban en noviembre.

Ese nuevo abaratamiento del petróleo (el barril se situaría en 30 dólares de media este año y en 45 en 2017, según BBVA Research) insufla 1 y 1,5 puntos porcentuales al crecimiento del PIB español este año y el próximo, respectivamente. Y es suficiente para compensar las consecuencias de un crecimiento mundial “anémico y más vulnerable”, en palabras de Sicilia. O de las turbulencias en los mercados financieros.

Sicilia insistió en que la probabilidad de una recesión global como la de 2008-2009 “es muy, muy baja”. Pero, también, en que no había que desdeñar “el efecto de lo que ocurre en el canal financiero sobre la economía real”. BBVA Research estima que si la renta financiera neta de los españoles cae un 10% este trimestre –y es una variable que sigue muy de cerca lo que ocurre en Bolsa-, eso puede retraer el avance del consumo privado, principal impulsor del crecimiento, en un punto porcentual.

El servicio de estudios del banco cree que la tasa de paro puede bajar hasta situarse en el 17,5% de la población activa a finales de 2017, todavía el doble del nivel previo a la crisis. Y advierte que el déficit público quedará por encima del objetivo pactado con Bruselas en 2015 (4,8% frente a 4,2% del PIB) y 2016 (3,4% frente a 2,8%).

Más información