Selecciona Edición
Iniciar sesión

Telefónica crea una filial que agrupa su red de antenas y de fibra

La intención es sacar a Bolsa o vender una parte de su nueva sociedad Telxius, con un valor superior a los 5.000 millones

Telefónica anunciado este miércoles la creación de Telxius, una nueva filial que agrupa ciertos activos de infraestructura del grupo como las torres de antenas de telefonía móvil, la red de fibra óptica y de cable submarino, entre otros. La creación de esta nueva sociedad es el paso previo para una posible salida a Bolsa aunque aún no se ha decidido ese paso, que dependerá del momento que atraviesen los mercados.

La otra alternativa es la entrada de un socio tecnológico en el capital manteniendo la operadora el control de la sociedad, informaron en fuentes conocedoras de la operación. Cellnex Telecom, la antigua Abertis, que posee activos de torres de Telefónica y otros operadores, ya ha mostrado su interés en este tipo de operaciones.

Los activos de infraestructuras agrupados inicialmente en Telxius incluirán aproximadamente unas 15.000 torres de telecomunicaciones de Telefónica en España y otros países, así como la red internacional de 31.000 kilómetros de fibra óptica submarina del grupo, incluido el SAM-1, un cable submarino que conecta Estados Unidos con Centro y Sudamérica. Se estima que el valor de la nueva sociedad estará en una horquilla de entre 5.000 y 6.000 millones de euros, según los activos que finalmente se integren en la misma. La operadora ya había contratado un asesor para la escisión de la filial

El grupo anunció que en los próximos meses, se incorporarán gradualmente a Telxius una serie de compañías de nueva creación con los activos mencionados. Los planes previstos eran lanzar una operación de venta de acciones en torno a mitad del año, pero dadas las actuales turbulencias del mercado no hay ningún calendario pactado.

La OPV solo se producirá cuando los mercados se estabilicen 

Para dirigir la sociedad se ha propuesto el nombramiento de Alberto Horcajo, un directivo histórico del grupo que ya dirigió proyectos como TPI, como consejero delegado. El nacimiento de la nueva compañía se enmarca dentro de la estrategia de optimización de la cartera de activos del Grupo Telefónica.

Con este movimiento, Telefónica sigue los pasos de otros grandes grupos de telecomunicaciones como T-Mobile USA, TIM Participações y Verizon Communications que han realizado operaciones similares. Telecom Italia sacó su filial de torres en una oferta pública y el magnate mexicano Carlos Slim creó en abril del año pasado Telesites para gestionar los activos de red celulares de América Móvil.

"Telxius permitirá una gestión de sus infraestructuras a nivel global, de una forma más especializada y focalizada, con el objetivo de incrementar los servicios prestados a otros operadores, mejorar la rentabilidad sobre el capital empleado y poder participar de manera más activa en las oportunidades de crecimiento existentes en el sector, incluyendo la posibilidad de incorporar activos de terceros", señaló el grupo que preside César Alierta.

Telefónica ya vendió en 2012 alrededor de 1.000 torres de telefonía móvil situadas en zonas rurales a la actual Cellnex Telecom y, en agosto de 2013, pactó la venta -junto con Yoigo- de otras 4.227 torres urbanas al grupo catalán.

Mayor implantación en EE UU

El modelo de negocio de las torres de comunicaciones está bien establecido en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos, si bien en Europa la penetración es menor y existe un gran potencial de crecimiento. Los operadores de torres independientes abarcan un 80% del mercado de Estados Unidos, un 45% en Latinoamérica y solo en torno a un 10% en Europa (15% en España frente a 5% en Alemania) región en la que las operadoras son propietarias de en torno a un 75%.Además se está viendo un proceso de consolidación en Europa en aras de lograr mayores eficiencias lo que confiere aún mayor valor a este sector

Las compañías de torres ofrecen una visibilidad clara en materia de ingresos y conversión en caja. Los contratos suelen tener una duración superior a los 20 años y la inversión destinada al mantenimiento es bajo (aproximadamente un 3% de los ingresos normalmente). Además, la suma de nuevos clientes que utilicen las torres supone un mínimo incremento de los gastos operativos.