Selecciona Edición
Iniciar sesión

La banca tiene la mitad de la rentabilidad recomendada

El sector obtiene un 5% sobre el capital pero la autoridad bancaria cree que debe llegar al 10%

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ve probables fusiones en el sistema financiero español entre entidades de mediano o pequeño tamaño, unas operaciones que les permitirían mejorar su rentabilidad y eficiencia, así como transformar su posición de mercado y sus precios, en un entorno de tipos de interés próximos a cero.

Entre las entidades que podrían participar en este proceso S&P cita a Unicaja Banco, Ibercaja, Bankinter, Kutxabank, Abanca, Liberbank y BMN, y destaca que la unión de dos de estos bancos crearía una entidad con una dimensión similar a la que tienen Sabadell o Popular.

Respecto a la entidad que preside Angel Ron, S&P cree que no tendría opciones de liderar un proceso de fusión debido a que su perfil financiero no tiene solidez suficiente y a que su volumen de problemas "es muy elevado". Sin embargo, pone en valor su capacidad para generar capital.

La agencia deja fuera de este proceso de fusiones, que no sería "transformacional" para el sector, a bancos de gran tamaño, ya que no tienen tanta necesidad de mejorar su rentabilidad y pueden optar a otras posibilidades de inversión.

"Comprar una entidad pequeña no va a mejorar la eficiencia de las grandes", señaló la directora de Instituciones Financieras de S&P, quien advirtió de que lo importante es la rentabilidad y cómo afecta al negocio del banco. "Si un negocio no es rentable, se puede cuestionar su viabilidad", añade.

Graves problemas en España

En el caso de que se celebre un nuevo proceso electoral no habría Gobierno hasta el tercer trimestre del año y en el supuesto de que se constituya un Gobierno inestable, no habría manera de sacar adelante las reformas que se necesitan. S&P recuerda que España todavía tiene un alto nivel de desempleo y elevada deuda externa.

Sobre la entrada de Podemos en el Gobierno, la experta recuerda que cualquier Ejecutivo va a necesitar de pactos para sacar adelante las políticas. Por el momento, insta a esperar para conocer los avances en materia fiscal y económica, aunque su escenario base es que no haya grandes
cambios.

Este contexto político nacional ha desplazado la cuestión catalana a un segundo plano, pese a marcar las agendas en 2015. S&P insiste en que la región continuará formando parte de España y no descarta que los inversores retomen el tema si continúan las tensiones.