Disney cierra un trimestre récord gracias a ‘Star Wars’

El grupo de entretenimiento perdió una cuarta parte de su valor en seis meses por las dudas sobre el negocio televisivo

El frenesí planetario que acompañó al estreno de la Guerra de las Galaxias contribuyó a que el beneficio trimestral de Walt Disney creciera un 32%, hasta un récord de 2.880 millones de dólares. La mayor compañía en la industria de medios y del entretenimiento registró una cifra de negocio en 15.245 millones en los últimos tres meses de 2015, lo que supone un crecimiento del 14%.

Los resultados corresponden al primer trimestre fiscal Disney, el primero también que recoge el éxito en taquilla de la última secuela de Star Wars. La película se estrenó el pasado 18 de diciembre batiendo todos los récord posibles de recaudación con más de 2.000 millones de dólares en mes y medio. Eso dio un notable impulso al segmento de los estudios de entretenimiento.

Esa división registró un incremento del 46% en los ingresos, hasta los 2.720 millones, mientras que el beneficio operativo mejoró un 86%, a 1.015 millones. “El fenomenal éxito de Star Wars permitió que tuviéramos el mejor beneficio en la historia de la compañía”, señala Robert Iger, su consejero delegado. El negocio de productos de consumo creció un 8%, tras registra 1.910 millones en ventas.

Disney no ofreció cifras sobre lo que genera gracias al filme por vía de las licencias. Hasbro ya reveló en sus resultados, que presentó en la víspera, que el incremento del 35% que registró en el segmento de juguetes para niños durante la temporada de las compras navideñas se atribuye a la colección Star Wars, que empezó a venderse el pasado 4 de septiembre.

La Star Wars mania no parece que tenga visos de acabar tampoco a largo plazo. Walt Disney va a seguir explotando la marca con el estreno del segundo capítulo de la trilogía en diciembre del año próximo, que completará en 2019 con la tercera entrega. Además, está previsto que al final de este año se estrene una producción paralela a la secuela original, Rogue One, a la que seguirá una más adelante.

Negocio del cable

La atención de los analistas se centró, sin embargo, en la pequeña pantalla. Iger espantó el pasado agosto a los inversores al revelar que la cadena de deportes ESPN, su activo más preciado, estaba empezando a sufrir una caída de abonados porque cada vez más hogares en Estados Unidos cortan sus abonos al cable. Eso precipitó las acciones de Disney, que se deja una cuarta parte del valor desde entonces.

Al mercado le preocupa cómo los cambios en el negocio de la distribución de contenido puede acabar afectando a la rentabilidad futura de su división más grande, que generó 6.630 millones en ingresos trimestrales tras crecer un 8%. Es un reto que no es único de Walt Disney. Viacom llegó a desplomarse este martes más de un 15% tras anunciar una caída del 12% en el beneficio y del 4% en los ingresos.

Los analistas admiten que la situación no es aún catastrófica, pero la tendencia es clara. El número de abonados a la ESPN cayó en dos años de 99 millones a 92 millones, lo que representa una pérdida anual de suscriptores superior al 3,5%. La preocupación es también legítima, porque el negocio de la televisión representa más de la mitad del beneficio operativo de Disney. "Vamos a participar en esta disrupción", aseguró Iger.

El conglomerado de entretenimiento es en todo caso la compañía más sólida de la industria de medios, gracias a que cuenta con una cartera de activos muy diversificada e interconectada. El negocio de los parques temáticos es su segundo mayor pilar. Esa división registró unos ingresos por valor de 4.280 millones de dórales en el trimestre, lo que representa un incremento del 9% respecto al mismo periodo de 2014.

Los parques de atracciones en EE UU siguieron registrando récord de visitas el pasado 2015. Ese segmento de negocio se reforzará este año con Shanghái Disneyland, que tiene previsto abrir al público el próximo 16 de junio. Los analistas que siguen el rendimiento de la compañía calculan que este nuevo complejo será capaz de atraer 25 millones de vivitas al año, suficiente para superar al Magic Kingdom en Orlando.