Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Coca-Cola sufre una nueva caída de los ingresos anuales

La firma va a acelerar el proceso de venta de las embotelladoras que tiene en propiedad

Coca-Cola sigue teniendo un problema a la hora de hacer crecer los ingresos. La cifra de negocio de la compañía estadounidense cayó un 4% en 2015, hasta los 44.290 millones de dólares (39.230 millones de euros). La moderación fue aún mayor en la recta final del año pasado, cuando cayó un 8%. Es un rendimiento que, en todo caso, esperaban los analistas de Wall Street. La compañía de bebidas ganó 7.350 millones, un 4% más que en 2014.

El beneficio trimestral fue de 1.230 millones, en este caso un 61% más alto que en el mismo periodo del ejercicio precedente. El repunte en la ganancia neta se explica por el alza de precios de los refrescos y otras bebidas, junto a la venta en paralelo de ciertos activos. El crecimiento de Coca-Cola, sin embargo, se ve penalizado por el cambio de tendencias entre el consumidor y el impacto del cambio de divisas.

En términos de volumen, las ventas globales mejoraron un 3% en el trimestre, aunque se limitan a un 2% en el conjunto del ejercicio. Los refrescos son el punto vulnerable de la empresa, donde las ventas están prácticamente estancadas. Las bebidas sin burbujas crecieron un 5% en volumen. Por regiones, los ingresos de Coca-Cola cayeron un 7% en Europa y un 13% en América Latina, mientras crecieron un 2% en Norteamérica.

Muhtar Kent, su consejero delegado, anunció que va a acelerar el programa que le llevará a vender el 100% de las operaciones de las embotelladoras que controla en Norteamérica, que espera tener concluido el proceso a final de 2017. Es algo que también va a hacer en China para reducir costes, elevar el margen de beneficio y simplificar el sistema. Estas embotelladoras producen el 18% del volumen. La idea es rebajarlo al 3% cuando concluya el proceso.

El pasado ejercicio se consideró un año de transición. La dirección de Coca-Cola debe demostrar aún a los inversores que el plan que presentó a finales de 2014 para acelerar los ingresos y la rentabilidad dará frutos. Las acciones de la compañía se apreciaron más de un 3% en el último año. No es un rendimiento espectacular, pero contrasta con la caída de casi el 10% que arrastra el Dow Jones en el mismo periodo.