KUTXABANK

El expresidente de Kutxabank Mario Fernández, a juicio

La juez ve indicios de de administración desleal en concurso con un delito de apropiación indebida y otro de falsedad documental

Mario Fernández, expresidente de Kutxabank, el hombre que logró la fusión de las tres cajas vascas, se sentará en el banquillo como imputado por un presunto delito de administración desleal en concurso con un delito de apropiación indebida y otro de falsedad documental. La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Bilbao ordenó ayer la apertura de juicio oral contra él, contra el exdelegado del Gobierno en el País Vasco Mikel Cabieces y contra el abogado Rafael Alcorta, al entender que hay indicios de irregularidad en una serie de pagos de Kutxabank a Cabieces. Los pagos ascendieron a 243.592 euros —a razón de 5.783 euros mensuales—, entre junio de 2012 y octubre de 2014, a través del despacho profesional de Rafael Alcorta, que asesoraba a la entidad bancaria.

La magistrada estima que el importe de las percepciones recibidas por Cabieces, que acababa de dejar el cargo de delegado del Gobierno central, “no guarda proporción con el valor de la actividad desarrollada” por este. Precisa además que el banco pagó a Cabieces una cantidad equivalente a cuatro mensualidades más 900 euros, durante un periodo en el que “no se desarrolló ningún servicio” para la entidad (Kutxabank), facturándose bajo un concepto “falso, pues el indicado no respondía a un servicio o prestación que se considerara adicional”. El caso se hizo público el 31 de enero de 2015, cuando el consejo de administración del banco, ya con Gregorio Villalabeitia al frente, denunció ante la fiscalía lo que entendía como una actuación irregular de Fernández con Cabieces.

Fernández fue sustituido al caer en desgracia en el PNV debido a su apuesta por dar entrada a nuevos socios en un banco cuyos únicos accionistas siguen siendo las cajas, BBK, Kutxa y Vital, convertidas ahora en fundaciones bancarias. El 13 de enero de 2015, Mario Fernández extendió un cheque a favor de la entidad Kutxabank por importe de 243.592,02 euros, todo lo pagado a Cabieces, tras hablar con el nuevo presidente del consejo de administración, pero Villalabeitia siguió adelante y 18 días después le denunció ante la fiscalía vasca. Fernández aseguró ayer en unan nota que ofrecerá su análisis cuando disponga del auto de apertura de juicio oral