Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La prima de riesgo sube hasta los 150 puntos básicos, su máximo desde julio

El bono alemán a 10 años se sitúa en el 0,244%, su mínimo desde abril del año pasado

El efecto de la anestesia del Banco Central Europeo (BCE) sobre las primas de riesgo de los países periféricos pareció esfumarse este lunes por momentos a tenor del rally que vivieron los diferenciales de la deuda soberana de España, Italia, Portugal y Grecia.

El margen entre el bono español a 10 años y el alemán, considerado un valor refugio, se incrementó este lunes en 18,5 puntos, un 12%, hasta los 153 puntos básicos, un nivel que no se alcanzaba desde julio del año pasado, cuando los mercados mostraban su nerviosismo ante las dudas sobre el plan de rescate a Grecia.

Buena parte de este movimiento, que afectó a los índices de la mayoría de países europeos, se debió al desplome de la rentabilidad del bono alemán. Este título de deuda a 10 años se precipitó un 26,4%. Las dudas por la salud del sistema financiero por las dificultades para encontrar rentabilidades seguras ante un panorama de bajos tipos de interés ahondaron la bajada del valor más seguro para los mercados en tiempos de turbulencias azuzadas por las preocupaciones sobre el crecimiento global. El mercado de deuda soberana de un puñado de países europeos lleva meses flirteando con tipos negativos. El rendimiento medio de toda la deuda germana es negativa ante las perspectivas del BCE de un largo periodo de precios bajos, menores a su mandato del 2%. El rendimiento de los bonos alemanes a dos años alcanzaron un nuevo mínimo.

Por eso, las primas de riesgo de la mayoría de países europeos, el mejor termómetro para medir el nerviosismo del sistema financiero, se contagiaron de la convulsión. Aunque más que un aumento de la desconfianza, el diferencial aumentó sobre todo por el desplome de la rentabilidad que los inversores exigen a la deuda soberana alemana.

La prima portuguesa avanzó 33 puntos hasta los 300 puntos básicos, el nivel más alto en dos años; la italiana se incrementó en 20 puntos hasta los 147 puntos. En Grecia las cosas, ya difíciles de por sí, no fueron mucho mejor. La prima de riesgo griega aumentó 68 puntos, un 7%, hasta los 1.020 puntos.

"Es un movimiento general de aversión al riesgo", aseguró Owen Callan, analista de Cantor Fitzgerald a Reuters. "La gente está preocupada por la economía global y sobre todo ahora que están empezando a mirar a los bancos". Y agregó: "Cada vez hay más gente diciendo: ¿Es este un nuevo 2008? Tal vez no sea tan grave, pero ¿no tendríamos que estar más preocupados por el sector bancario y los activos de riesgo?".

Aún así, los fantasmas de 2012, cuando los mercados financieros lanzaron una terrible dentellada sobre la deuda soberana de los países del sur de Europa que dejó la prima de riesgo española en los 700 puntos básicos, siguen pareciendo una lejana pesadilla.

Más información