Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El fiasco de la banca genera un negocio millonario para los bufetes

La eclosión de Arriaga Abogados destapa un nuevo modelo de despachos en el sector

Los excesos de Bankia, las cláusulas suelo o las preferentes han dejado un reguero de afectados que los bufetes más arriesgados se han lanzado a captar. Estos abusos financieros han destapado un negocio millonario de cientos de millones de euros. Solo los procesos por la salida a Bolsa podrían costar a Bankia unos 500 millones en gastos judiciales e intereses, según la propia entidad. Arriaga Abogados, Bufete Rosales, Abogados Preferentes o Triviño Abogados, son algunos de los que más se han beneficiado de estos procesos masivos.

¿Cómo un ex fraile que hasta casi los 49 años no se había licenciado en derecho se ha convertido de la noche a la mañana en uno de los abogados más conocidos de España? Jesús María Ruiz de Arriaga, socio director de Arriaga Asociados, sonríe orgulloso cuando se le pregunta por la explosión mediática de su bufete. "No he sabido hacerlo de otra forma", explica. Y confiesa: "Supe antes que los otros que el tema de las preferentes se podía ganar"...

Es el hombre que aparece junto a Iker Casillas en las marquesinas de autobús, carteles publicitarios en el metro, cuñas de radio y anuncios en prensa. Este abogado, aficionado a matricularse en cursos de postgrado y masters en prestigiosas escuelas de negocio, vive algo parecido a un sueño desenfrenado. En poco más de tres años ha pasado de ser un completo desconocido a dirigir uno de los bufetes más nombrados en España. Su éxito nace en paralelo a los abusos de la banca. Ha industrializado el negocio mediante la estandarización de procesos que le permite ahorrar costes y conseguir unos ingresos casi garantizados.

Industrialización del proceso

La reciente sentencia del Supremo que rechaza el recurso de Bankia y anula la compra de acciones de la salida a Bolsa de la entidad ha aflorado un lucrativo negocio que venía alimentado por los abusos de las preferentes. Los letrados esperan, además, entre oraciones la decisión de Bruselas sobre la retroactividad de las cláusulas suelo de las hipotecas. Tres millones de nuevos clientes, afectados por esta práctica, están en juego.

Solo en Bankia, hay unos 300.000 afectados que compraron acciones de la entidad en su estreno en el parqué. Es un jugoso negocio de más de 500 millones de euros para los despachos que cobrarán las costas, y unas comisiones que llegarán hasta el 30% de lo recuperado. La competencia es feroz. El uso de la publicidad para captar clientes, algo que hasta hace poco no era bien visto en el sector (estaba prohibida hasta 1997), se ha extendido. A través de las redes sociales, los buscadores... los abogados han salido a cazarlos.

Bankia se cansa de estos bufetes

Bankia se ha gastado un dineral en costas judiciales por las preferentes. Ahora calcula que el proceso por la nulidad de la salida a Bolsa le puede salir por otros 500 millones de euros, según estimó el consejero delegado la semana pasada. En la entidad están cansados de la publicidad y de la agresividad de los bufetes que se han hecho cargo de estos casos masivos. Por eso estudia abrir la puerta a una vía extrajudicial para sus accionistas.

De esta forma, el banco se podría ahorrar un buen pellizco en las minutas que paga a los abogados.

En paralelo, el Ministerio de Economía estudia un arbitraje para los minoristas que participaron en la salida a Bolsa de Bankia. Una solución, que ya se adoptó para las preferentes, y que evitaría el juicio para los pequeños ahorradores.

A los bufetes de abogados no les preocupa esta decisión. Consideran que podrían seguir captando clientes porque muchos minoristas no saben cómo enfrentarse al proceso. Y aunque no vayan a juicio tendrán que guiarlos para que recuperen su dinero.

Además, están a la espera de otro gran proceso. Bruselas tiene que decidir si admite la retroactividad de las cláusulas suelo de las hipotecas. En caso afirmativo, cerca de tres millones de clientes podrían reclamar la devolución de las cuotas pagadas de más. Otro lucrativo negocio para Arriaga, Rosales y demás.

"La publicidad ha cambiado el negocio. Hay que adaptarse o morir", explica José Baltasar Plaza, el máximo responsable de Bufete Rosales, otra de las firmas más activas en estos procesos masivos contra la banca, que considera que poco a poco el sector está asimilando el modelo anglosajón donde hacer publicidad o cobrar por resultados es algo normal. En España el quota litis, cobrar una comisión en función del resultado, es legal desde 2008 después de una sentencia del Supremo acabara con su prohibición por parte de los colegios de abogados.

Arriaga es el paradigma de este negocio. Su caso es sorprendente. Hace tres años tenían siete empleados y trabajaban en su casa. Ahora son cerca de 400 trabajadores.

Montó el bufete en 2011 tras verse atrapado en la suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa con un piso a medio hacer. "Pensé que podía recuperar el dinero. Conseguí que también se lo devolvieran a mis amigos que estaban afectados y así empecé", cuenta Jesús María Arriaga desde su despacho el pasado jueves. Apenas está decorado. Un ordenador, una estantería con una cafetera y botellas de agua. Poco más. Ni rastro de los tomos de Aranzadi que decoran los despachos más tradicionales. Las oficinas están recién inauguradas. No tienen ni un año. Se reparten en tres plantas de 3.000 metros cuadrados en un edificio en plena Castellana, con unas privilegiadas vistas al Bernabéu. El naranja de los colores corporativos lo salpica todo, moqueta, sillas... Hasta el punto de confundirse con un banco que utiliza un tono similar. En una de las plantas hay medio centenar de minicubículos que hacen la función de despachos donde reciben al manantial de clientes que reciben cada día. Un ejército de letrados recién licenciados trabaja a destajo en las tres plantas del bufete, que cuenta con otras 25 oficinas repartidas por toda España. Muchos son temporales. Los contratan para una tarea determinada y cuando finaliza esa fase se van.

Críticas del sector

Arriaga Asociados Asesoramiento Jurídico se constituyó en noviembre de 2012. El despacho ha pasado de facturar cerca de seis millones de euros en 2013 a ingresar algo más de 21 millones de euros el año pasado. Este año espera duplicar la facturación, según avanza el socio director mientras propone recorrer las instalaciones. Este espectacular salto ha provocado suspicacias y críticas de otros bufetes del sector. "En mi caso no tengo los prejuicios que tiene el resto. Hay muchos que creen que el modelo de negocio que desarrollo va contra la deontología de la profesión. Como la publicidad o cobrar los honorarios a éxito. Pero todo es legal", explica Arriaga con una elocuencia moldeada por horas de clase en escuelas de negocio.

"Gastamos en publicidad lo que una industria de muebles en comprar madera", cuenta. Aunque se resiste a ofrecer una cifra de la cantidad total destinada a promoción admite que gasta más que en personal. "Es el principal capítulo de gasto de la empresa", confiesa mientras cita el libro El arte de amar del psicólogo Erich Fromm, como si fuera un telepredicador, para hablar de los beneficios que su empresa reporta a la sociedad.

Lo cierto es que circula un runrún en el sector que señala a Arriaga. Cuando preguntas nadie quiere dar la cara. Tampoco logran concretar muy bien en que se sostienen las críticas. "Ha creado un modelo de industrialización. Contrata a 100 abogados que redactan las demandas, los despide y contrata a otros para ir a los juicios, y así en cada fase del proceso judicial. Lo tiene todo mecanizado", explica uno de sus rivales que busca hacerse con un buen pedazo del negocio. "Con todo el volumen que tienen les surgen problemas que afectan a los clientes, hacen cortas y pegas y acumulan retrasos y desinformación a clientes", cuestiona otro letrado de la competencia pero admite que el porcentaje de éxito del bufete es muy alto, casi el 98%. "Está financiado por un fondo de inversión", le acusa otro, aunque el propio Arriaga lo niega tajantemente. Tras insistir algunos admiten que hay cierta "envidia" porque ha dado la vuelta al negocio.

"Los que critican a estos despachos o trabajan para la parte contraria, que son los bancos, o no han sabido aprovechar la oportunidad del despropósito que ha provocado la banca en los últimos años", explica Javier Gascón, abogado de Denunciascolectivas.com, una de las plataformas jurídicas más fiables para procesos masivos.

Cobrar una comisión por resultado o "a éxito"

Arriaga no niega que haya industrializado el servicio. Al revés, hace gala de ello. Pero aduce que es para ganar en eficiencia. "Todo lo que hacemos es legal, lo que hemos hecho ha sido democratizar la justicia", destaca este abogado que dice contar con 37.000 clientes. Recorre sus oficinas mostrando los departamentos y el modelo que ha creado. "Esto es donde redactan las demandas, este donde crean los modelos...", va mostrando, mientras se detiene en alguno de los departamentos para preguntar qué es lo que hacen. Es consciente de las críticas que recibe desde el sector. "Puede haber cierta envidia. Hemos desarrollado un nuevo modelo de negocio y creado un nuevo mercado", explica. Una joven letrada explica que tienen varios modelos de demanda y su misión consiste en comprobar cuál le viene mejor al cliente que tiene entre manos. Nada que no hagan otros bufetes.

El fulgurante éxito de Arriaga y la rapidez con la que ha crecido generan dudas. "No me preocupa el tamaño que hemos alcanzado en tan poco tiempo. El negocio no está sobredimensionado. Cuando se acabe esto aparecerán otras cosas", dice en alusión a las cláusulas suelo. En uno de los despachos tienen colgados lienzos de papel a modo de pizarra en ellos tienen descrito en esquemas las estrategias a seguir en casos como las cláusulas suelo, hipotecas multidivisas, los bonos de Eroski... "Tenemos trabajo contratado para tres o cuatro años", insiste.

Otra de las críticas que recibe tiene que ver con la forma de cobro. Arriaga asegura que asesora gratis a los clientes hasta firmar el contrato. Entonces cobra una provisión de fondos de 450 euros, además se queda con las costas y los intereses de demora. "Pueden suponer cerca de un 18% de la cantidad reclamada", explica otro abogado que sigue un método parecido. "Si pierde el juicio, el cliente no paga nada y si gana, gana el dinero invertido hace cinco años", explican. Bankia se queja de que las costas que liquida son muy elevados para un proceso en el que el volumen provoca que el sistema esté estandarizado y requiera mucho menos esfuerzo. Estos bufetes llegan a cobrar hasta 4.000 euros por caso en minutas cuando por casos parecidos se han llegado a cobrar 800 euros.

Denuncia de Bankia ante competencia

"El colegio de Abogados respalda nuestras costas", explica José Baltasar Plaza, socio principal de Bufete Rosales. Bankia ha denunciado a varios bufetes ante la Comisión Nacional de la Competencia (CNMC) por considerar que las costas son excesivas y porque se quedan con los intereses, según publicó El Confidencial. "Si no están de acuerdo con las costas, por qué no las recurren ante el juez", se pregunta Arriaga.

Bufete Rosales fue de los primeros en comenzar a cobrar "a éxito o por resultados". El abogado solo cobra un porcentaje del dinero recuperado por el cliente. "Estábamos mal acostumbrados a cobrar a través de un minutero. Eso se ha acabado", sostiene el socio de Bufete Rosales, quien trata de desmarcarse del efecto Arriaga. "Nosotros tenemos 30 años de experiencia. Nos dedicamos también a otras cosas". Lo cierto es que representan a unas 15.000 familias por los abusos de la banca y el 75% de su facturación actual proviene de estos casos.

Otro de los despachos más agresivos a la hora de captar clientes es Triviño Abogados.Bajo el dominio "recuperatuinversión.com" es uno de los mejores posicionados en redes sociales e internet. También cobra una comisión del resultado y hace una publicidad invasiva en Internet. Este periódico trató de contactar con este bufete pero no ha obtenido respuesta.

Otra de las webs mejor posicionadas es la de "AbogadosPreferentes.com". En esta plataforma participaba el prestigioso bufete de abogados Caamaño, Corcheiro y Seoane, pero ahora tratan de desligarse del resto de despacho que van a volumen. "Solo un 20% de nuestro negocio está en estos temas de reclamaciones contra los bancos. Nos centramos en otras cosas", remarcan desde el despacho. "Es algo puntual", insisten. No quieren verse mezclados con el resto de bufetes que lucha encarnizadamente para hacerse con el mayor número de clientes en casos masivos.

Mientras, muchos más despachos se han adaptado a esta nueva forma de negocio y luchan para captar nuevos clientes nacidos de los fiascos de la banca.