Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El paro en EE UU baja del 5% por primera vez tras la Gran Recesión

El mercado laboral registró 151.000 ocupados el pasado enero

Estados Unidos arrancó el año con una moderación en el ritmo de creación de empleo. En el mes de enero se registraron 151.000 nuevos ocupados. Es una progresión que se considera decente. La tasa de paro, entretanto, bajó una décima y situó en el 4,9%. Es la primera vez desde febrero de 2008, en los albores de la Gran Recesión, que el desempleo baja del 5%. Este rendimiento del mercado laboral debería contribuir a compensar otros datos publicados más negativos, que elevaron el temor a una recaída de la economía.

La evolución del mercado laboral será decisiva para definir la estrategia de la Reserva Federal tras el primer alza de tipos en diciembre. Wall Street, que sigue haciendo quinielas sobre lo que pasará en marzo, anticipa un par de alzas más en 2016. El dato de diciembre queda ahora en 262.000 empleos, una revisión a la baja de 30.000 ocupados. El de noviembre se eleva, sin embargo, en indéntica medida, hasta los 280.000 empleados.

Aunque el indicador está por debajo de los 185.000 empleos que anticipaba Wall Street, la lectura general es un aprobado por algunos detalles positivos. La caída en la tasa de paro se produjo pese a que la tasa de participación laboral mejoró una décima, al 62,7%. Esto se considera positivo, porque significa que se están creando empleos a un ritmo capaz de soportar un incremento de personas en el mercado laboral. Está, en cualquier caso, en los niveles más bajos en tres décadas y media.

El presidente Barack Obama destacó que el sector privado lleve 71 meses seguidos creando empleo y señaló que este progreso en el mercado laboral se está traduciendo en un incremento de los salarios. "Debemos estar orgullosos de los progresos que hemos hecho", indicó, al tiempo que resaltó que EE UU tiene en este momento "la economía más robusta y duradera del mundo". "Eso no significa que tengamos que hacer más para progresar", concluyó.

El mercado laboral está generando empleo a un ritmo decente, pese a que las tensiones persisten. Pero está justo en el límite. La actividad industrial se contrajo en enero y la eficiencia de la economía no es suficiente para llevar el crecimiento por encima del nivel potencial previo a la crisis. El índice de productividad es la principal evidencia en este sentido y explica la lenta recuperación. Se contrajo un 3% en el cuatro trimestre, cuando el PIB progresó a una tasa anualizada de solo el 0,7%.

Retroceso en la productividad

Se trata de la mayor caída desde el primer trimestre de 2014. Los economistas esperaban un retroceso, pero no tan pronunciado, del 1,8%. El indicador del tercer trimestre quedó en un incremento del 2,1%, pero en este caso fue revisado a la baja. Para el conjunto del año, la tasa de productividad queda en un tímido incremento del 0,6%, el ritmo más bajo desde 2013. Lleva cinco años haciéndolo por debajo del 1%.

La productividad es uno de los factores que más sigue de cerca Janet Yellen a la hora de definir la estrategia monetaria de la Reserva Federal, una de las referencias clave para la economía mundial en este arranque de 2016. La progresión de la productividad en este “nuevo normal” que vive la mayor potencia económica del planeta es casi cuatro veces inferior a la media de las últimas décadas. Se atribuye a la falta de inversión. Además de limitar el crecimiento, contribuye a un estancamiento de los salarios, otra variable fundamental para medir la evolución económica.

Esta vez, sin embargo, el motivo de la contracción se explica por el alza en los costes laborales. Lo hizo en un 4,5%, el ritmo más alto del año, frente al 1,9% del tercero. En términos anuales la subida fue del 2,4%, el mayor incremento desde 2007. La compensación por hora trabajada lo hizo un 3% en 2015, también el mayor desde la crisis. En enero los salarios subieron un 0,5%. Es un detalle que sigue la Fed para anticipar presiones inflacionistas, lo que podría llevarle a subir los tipos de interés más rápido. Yellen descarta que eso vaya a pasar a medio plazo.