Selecciona Edición
Iniciar sesión

El euríbor de las hipotecas se sitúa en negativo por primera vez

El interés cae este viernes al -0,002% y la media mensual de febrero queda en el 0,005%

El euríbor a un año, el interés que se utiliza de forma mayoritaria para revisar las hipotecas a tipo variable en España, arroja tasas negativas por primera vez. Los principales bancos europeos se han mostrado este viernes dispuestos a prestarse dinero entre sí al -0,002%, frente al 0,002% que marcó este índice en la sesión del jueves, según confirmaron fuentes del mercado. Es decir que los bancos con exceso de liquidez que prestan a otras entidades, lo hacen ya sabiendo que, dentro de un año, les devolverán menos dinero (ese 0,002%) del que entregan.

Tras los cinco primeros días de mercado interbancario de febrero, la media mensual, que es la que se utiliza para la revisión de las cuotas hipotecarias a tipo variable (más del 90% de las que se suscriben en España), se sitúa en el 0,005%. Si se mantiene la tendencia (el mes se inició al 0,01%), febrero acabará también con la primera media mensual negativa. Esta referencia será incorporada a las revisiones de marzo, con lo que el efecto en lo que se paga al banco por el crédito hipotecario podrá comprobarse ya en la cuota de abril. 

El descenso del euríbor corre en paralelo a las medidas de estímulo monetario del Banco Central Europeo, que trata de animar el préstamo a familias y empresas, y así reactivar los precios (la inflación de la zona euro está en el 0,4%, cuando la meta del BCE es que se acerque al 2%). Para ello, ha bajado el interés de referencia para sus operaciones de crédito al 0,05%. Y ha penalizado el dinero depositado por los bancos con exceso de liquidez en sus cuentas. Antes de las crisis, esos depósitos se remuneraban, pero ahora las entidades que dejan aparcado dinero cada día en el banco central, deben pagar. Ese tipo de interés negativo es ahora del -0,3%.

El objetivo de esa medida es evitar que el dinero de las entidades con exceso de liquidez se embalse en activos sin apenas riesgo (como los depósitos del BCE) o en otros activos considerado refugio (como los títulos de deuda pública), aminorando su remuneración o incluso penalizando su tenencia con intereses negativos. Y ese -0,3% de los depósitos en el BCE sirve de referencia del mercado interbancario. Los bancos con exceso de liquidez pierden menos dinero si prestan a otras entidades: la mayor penalización se refleja en las operaciones a un día, el mismo plazo de los depósitos, con un tipo equivalente al -0,23%. Y desde este viernes, se extiende ya a las operaciones a un año, con el euríbor en el -0,002%.

Cuota menguante

El euríbor, que llegó a rozar el 5,4% en el verano de 2008, ha experimentado un acusado descenso en los últimos siete años, en paralelo al giro de la política monetaria del Banco Central Europeo para afrontar la crisis. Un giro que todavía no ha acabado: el presidente del BCE, Mario Draghi, anunció el mes pasado que en marzo el Eurobanco revisará su política a la luz del empeoramiento de las condiciones financieras.

De ese anuncio, la mayoría de los analistas interpretó que el BCE se apresta a profundizar en los tipos negativos que aplica a los depósitos. Si esa opción se materializa, el euríbor a un año caerá aún más.

A bote pronto, el impacto del euríbor negativo en la revisión del crédito hipotecario se traducirá en una nueva reducción de la cuota que los prestatarios pagan a los bancos. La mayor parte de la cuota será devolución del préstamo, pero otra parte, menor, será pago de intereses. Eso es así porque el interés recogido en la mayoría de créditos hipotecarios se calcula a partir del euríbor a un año y un diferencial aplicado por el banco.

Mientras la tasa negativa del euríbor no supere ese diferencial (y en las hipotecas más asequibles, concedidas entre 2007 y 2009, el diferencial mínimo rondó el 0,2%), los prestatarios seguirán pagando intereses al banco, aunque una cantidad cada vez menor.

Más información