Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El consejero delegado del BBVA logró 13,7 millones entre sueldo y pensión

La remuneración del presidente, Francisco González, creció un 2,3%, hasta 5,4 millones

El consejero delegado del BBVA, Carlos Torres, logró el año pasado 13,7 millones de euros de remuneración entre sueldo y aportaciones para su pensión futura, según ha comunicado este viernes el segundo banco español a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), si bien una parte de la retribución queda diferida y sujeta al cumplimiento de ciertas condiciones y los derechos de pensión solo se harán efectivos en el momento de su cese o jubilación.

En concreto, el segundo máximo responsable del BBVA devengó una remuneración total de 3,8 millones de euros desde su nombramiento, el 4 de mayo, y otros 9,86 millones en forma de aportación a su plan de pensiones. La remuneración de Torres se distribuye en 2,8 millones euros en metálico (fijo y variable) y un millón de euros en importe correspondiente a acciones. Durante 2016 sólo percibirá el 50% de la retribución variable anual (en efectivo y en acciones) correspondiente al ejercicio 2015. El otro 50% de la retribución variable anual del 2015 quedará diferido hasta el 2019 y su devengo y pago quedará sujeto al cumplimiento de indicadores de evaluación plurianual a lo largo del periodo de diferimiento, que podrán reducir la cantidad diferida, pudiendo inclusive llegar a ser cero.

En cuanto a la remuneración total del presidente de BBVA, Francisco González, correspondiente a 2015 ascendió a 5,6 millones de euros, un 2,3% más que un año antes. Según la información comunicada por el banco a la CNMV, el primer ejecutivo ganó en efectivo un total de 3,8 millones como retribución fija y variable en metálico  y 1,8 millones a variable en acciones. De nuevo, una parte de la paga variable es diferida y condicionada a ciertos requisitos.

El consejero delegado saliente, Ángel Cano, se embolsó, por su parte, 1,29 millones en 2015 como salario hasta mayo. Además, tal y como ya había comunicado, el banco aportó por su cese 19,25 millones de euros a su plan de pensiones, que se suman a los 26 millones dotados en ejercicios anteriores, para un total de 45,2 millones, destinados a que Cano vaya percibiendo una renta vitalicia de 1,79 millones brutos al año. Cano fue consejero delgado de la entidad durante siete años. Las indemnizaciones del equipo directivo cesado con la marcha de Cano ascienden a 26,27 millones. Además, a renglón seguido se dice que "se ha realizado el pago a los beneficiarios" de los "compromisos adquiridos contractualmente en materia de previsión por importe de 11,45 millones. En total, 37,72 millones.  

BBVA obtuvo un beneficio de 2.642 millones de euros el año pasado, un 0,9% más que el año anterior, tras vender el 6,34% del chino CNCB y la participación total en CIFH, filial no cotizada de CNCB.