Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Ibex se deja un 2,5% y regresa a niveles de mediados de 2013

El selectivo español retrocede más de un 5% en dos jornadas lastrado por el sector financiero

Segundo día consecutivo de fuertes pérdidas en el Ibex 35. El selectivo español español se dejó este miércoles un 2,51% arrastrado por el sector bancario y regresó a niveles de mediados de 2013, similares a los registrados tras la caída de mediados del mes pasado. En las dos últimas jornadas cae más de un 5% y en lo que va de año retrocede un 13%. Tras una apertura moderadamente a la baja, el índice que reúne a las 35 mayores cotizadas españolas llegó a caer casi un 4% a una hora del cierre y en el tramo final de la sesión logró recuperar más de un punto porcentual. Fue el segundo con peor desempeño de la eurozona, solo superado por Milán (-2,85%). París y Fráncfort limitaron sus pérdidas al 1,33% y 1,53% respectivamente.

Por valores, como el martes, destacan las caídas de dos constructoras —Sacyr (-6,39%) y OHL (-5,78%)— y de Gas Natural (-5,51%), que este miércoles ha anunciado unos beneficios de 1.500 millones de euros en 2015, un 3% más que un año antes. Inmediatamente después aparecen las entidades financieras, el grupo de valores con mayor peso sectorial sobre el selectivo: Caixabank cayó un 4,89%; el Sabadell, un 4,56%; el Popular, un 4,54%; Bankia y BBVA, un 4,22% y Santander se dejó un 4,07%. Las bajadas de los bancos fueron generalizadas en toda Europa y se dejaron sentir muy especialmente en Italia, donde las dudas sobre el sector financiero son acuciantes desde hace semanas. El índice que refleja la cotización de las principales entidades transalpinas cayó casi un 7% en la jornada y todos sus componentes registran caídas de doble dígito en lo que va de año.

Las razones de este batacazo son difusas. Las Bolsas siguen cotizando la debilidad de la economía mundial, arrastrada por los emergentes, pero los principales indicadores de los grandes países occidentales siguen siendo sólidos. Este miércoles, el petróleo tampoco puede justificar la caída: al cierre de los selectivos europeos, el barril de crudo brent, el de referencia en el Viejo Continente, subía casi un 4% y se alejaba de los 32 dólares de la apertura pese a un mal dato de reservas al otro lado del Atlántico.

Opiniones dispares sobre la incidencia de la inestabilidad política

"La volatilidad es altísima", apunta por teléfono Natalia Aguirre, responsable de análisis y estrategia de Renta 4. "Y los datos macroeconómicos no justifican esta caída". La cifra de actividad del sector servicios chino, publicada horas antes de la apertura europea, ha sorprendido positivamente al situarse en máximos de seis meses y da alas a la tesis del Gobierno del gigante asiático de que la ralentización económica no es más que un cambio de modelo hacia otro más centrado en el sector terciario y menos dependiente de las manufacturas. "En Estados Unidos, el dato de empleo privado publicado hoy también ha sido mejor de lo esperado", sostiene Aguirre al tiempo que le quita hierro a la inestabilidad política española como posible factor explicativo del descenso registrado en el Ibex. "Creo que no se está notando en las Bolsas", zanja.

"Es cierto que Estados Unidos ha abierto al alza y poco después se ha dado la vuelta. Esto ha podido afectar negativamente a las Bolsas europeas", apunta Ignacio Cantos, director de inversiones de ATL Capital, tratando de buscar una explicación a la caída. Cantos, en cambio, sí ve en la incertidumbre política un factor determinante para explicar la bajada del selectivo español, superior a la del resto de Europa, con la única excepción del selectivo italiano. “En este momento, los inversores extranjeros optan por otras alternativas a España, como Francia, Suiza o Alemania, por citar tres ejemplos”, añade.

Al cierre de las Bolsas europeas la prima de riesgo española se situaba en 127 puntos básicos, estable respecto al día anterior. En el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1049 dólares, un nada desdeñable 1,32% por encima del nivel de apertura.