Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

China aflojará la normativa sobre capitales para atraer inversores

Las turbulencias financieras no modifican la estrategia del banco central chino de abrir sus mercados

El banco central de China prepara una revisión de la normativa sobre movimiento de capitales con el objetivo de atraer más inversores al país, según varias fuentes cercanas consultadas por Bloomberg. Las nuevas normas se aplicarán a los fondos en dólares del programa de Inversores Institucionales Extranjeros Cualificados (QFII, en sus siglas en inglés), que establece las cuotas para la compra de acciones y bonos en el parqué chino.

El banco central se dispone así a suavizar los términos temporales para la retirada de fondos, concediendo a las entidades financieras más libertad para atraer dinero al país. Estos cambios sugieren que las turbulencias vividas en el mercado de valores chino no han modificado la estrategia del banco central de abrir sus mercados al mundo. Según las nuevas normativas, los inversores podrán sacar dinero de China diariamente, mientras que actualmente estas operaciones pueden realizarse solo una vez a la semana o una vez al mes.

De momento, las cuotas adjudicadas a entidades extranjeras se corresponden con transacciones específicas, limitadas en el importe y dirigidas solo a una determinada clase de inversores. Si el banco central lleva finalmente a cabo los cambios, las normas del QFII se alinearán a las del programa denominado en la moneda china (RQFII, por el renminbi, la "moneda del pueblo", nombre oficial del yuan), iniciado en 2011 para Hong Kong y ampliado en octubre a inversores de Londres y Singapur, que prevé cuotas por valor de 5.300 millones de yuanes (632 millones de euros, 870 millones de dólares). Las cuotas del QFII tienen un valor de 1.020 millones de dólares (740 millones de euros).

A raíz de estos cambios, las entidades financieras podrán realizar operaciones finalizadas a recaudar yuanes en el extranjero con más facilidad. Ningún portavoz del Banco Popular de China ha hecho declaraciones al respecto.

Según los datos del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), por primera vez en la historia reciente, China sufrió en 2015 una salida de capitales de 676.000 millones de dólares (610.000 millones de euros), el 90% de todos los flujos que han abandonado los mercados emergentes (735.000 millones). Este organismo prevé otro saldo neto negativo de 448.000 millones este año. “Las perspectivas de estos países se oscurecen”, admitía  recientemente el presidente del IIF, Tim Adams

Más información