General Motors despide el ejercicio con ganancias récord

El fabricante estadounidense redujo las pérdidas a la mitad en Europa mientras se dispararon en América Latina

General Motors (GM) puso cifras a un año récord para la industria de la automoción. El mayor fabricante de Detroit, la meca del automóvil en Estados Unidos, cerró 2015 con un beneficio de 9.690 millones de dólares (8.800 millones de euros), tras multiplicar por tres veces y media lo que ganó en 2014. Europa redujo las pérdidas a la mitad mientras que el negativo se le disparó en América Latina, un mercado complicado para las multinacionales.

La cifra de negocio global de GM rondó los 152.000 millones, ligeramente inferior a lo que facturó en 2014, en buena medida al impacto del cambio de divisa. El fuerte repunte en el beneficio se explica porque no tuvo que hacer frente a las costosas cargas derivadas de las llamadas masivas a revisión. Sí incluye la compensación pactada con los afectados por el defecto en el sistema de arranque.

Europa sigue siendo el gran punto negro en los resultados de GM, con pérdidas que rondaron los 810 millones. De ese total, 300 millones corresponden al cuarto trimestre. Un año antes perdió 1.370 millones en el mercado europeo. Pero mientras la situación mejora en el Viejo Continente, las cosas van a peor en América Latina. Las pérdidas escalaron de 180 millones a 620 millones.

La compañía explica que la situación habría acabado en tablas de no ser por las cargas por la devaluación del bolívar en Venezuela y la depreciación de algunos activos. No es el único factor que juega en contra. El volumen de ventas también se redujo por el efecto de la crisis económica, de 878.000 vehículos reportados hace un año a 645.000 unidades el pasado ejercicio.

General Motors vendió 9,96 millones de coches en todo el mundo, de los que 1,17 millones fueron en Europa y 3,61 millones en el mercado norteamericano. El beneficio en la división que agrupa a EE UU, Canadá y México ascendió a 11.030 millones, casi el doble que en 2014. Chuck Stevens, su director financiero, asegura que aún hay margen para crecer aunque a un ritmo más moderado.

La semana pasada presentó resultados Ford Motor. El segundo fabricante estadounidense tuvo un beneficio global de 7.400 millones de dólares y volvió a ganar dinero en Europa, con una ganancia de 260 millones frente a perder 600 millones en esa división durante 2014. El retorno a la rentabilidad se explica también por un incremento del 10% en el volumen de ventas. El plan de ajuste continúa.