Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La empresa familiar carece del tamaño para competir

La media de empleados es de 28,8, lo que no permite afrontar el reto de la internacionalización, según un estudio sectorial

La empresa familiar española mantiene como asignatura pendiente el aumento de tamaño para ganar competitividad y afrontar con garantías el reto de la internacionalización. Según el estudio La empresa familiar española, elaborado por el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) y su red de cátedras con el patrocinio del Banco Santander sobre un universo de 142.000 empresas y en el periodo 2007-2013, el tamaño medio es de 28,8 empleados. Esto demuestra que predominan las pequeñas sociedades, que, si se incluyen las micro (de menos de 10 trabajadores y dos millones de facturación), suponen el 89,8% del total de empresas.

La mayoría de las sociedades tienen un ámbito de mercado regional y nacional, pero no internacional. En términos generales, las empresas familiares con ventas internacionales son el 32,7% y la mayor parte de ellas son a Europa.

Además del tamaño, otros de los retos pendientes son la implantación de protocolos, elemento fundamental para regular el funcionamiento y la implicación familiar, y los planes de sucesión. En este punto, la mayoría de las empresas familiares (un 68%) no tienen planes de sucesión. Sin embargo, sí cumplen con uno de los prefectos más en boga, la presencia femenina. El 73% de los equipos directivos cuenta con mujeres, mientras en el conjunto de las empresas españolas el porcentaje es del 32%.

La importancia de la empresa familiar en España se refleja en que el 89% de las empresas privadas es de carácter familiar; su actividad económica equivale al 57,1% del valor añadido bruto del sector privado y genera el 67% del empleo. Contando los autónomos, esos porcentajes subirían entre dos y tres puntos, según el IEF. El estudio añade que en la crisis han sido capaces de sobrevivir con niveles de productividad menores, de manera que, pese a tener menos ingresos, han pasado de 4,7 empleados por cada millón de euros facturado a 5,1, cuando el resto de empresas no familiares han pasado de 3,1 a 3.