Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Yahoo recorta un 15% la plantilla y cierra la oficina en Madrid

La firma tecnológica emprende un cambio estratégico que le llevará a desprenderse de activos para poder elevar su rentabilidad

Yahoo es incapaz de dar con la fórmula para crecer. Por eso la idea de Marissa Mayer es justo la contraria a la que tenía cuando se puso el frente. Ahora anuncia un ajuste que le llevará a reducir un 15% la plantilla y concentrarse en las áreas con mayor potencial para salvarse. El cambio estratégico, que llevará cierre de la oficina en Madrid, se anunció tras registrar pérdidas por valor de 4.360 millones de dólares en el ejercicio por la depreciación de activos como Tumblr.

Mayer asumió el cargo de consejera delegada de Yahoo hace ahora tres años y medio generando grandes expectativas. El objetivo de la ejecutiva era el de recuperar la gloria pasada del portal en Internet, haciéndolo crecer transformándola en una compañía de medios. Eso le llevó a movilizar el efectivo hacia adquisiciones más que cuestionables, a la vista de los resultados.

Ese crecimiento que prometió nunca llegó y ahora se ve forzada a centrarse en realizar importantes recortes, lo que le obligará a desprenderse de activos para así poder reducir costes operativos. Los inversores, como los activistas del fondo Starboard Value, no ocultan su impaciencia con la estrategia seguida ver como se evaporó un 40% del valor de la compañía desde el máximo anual.

El grueso de los cambios se llevarán a cabo a lo largo del primer trimestre. Junto a la oficina de Madrid cierra las de Buenos Aires, Ciudad de México, Milán y Dubai. La idea es reducir la plantilla a 9.000 empleados y a menos de un millar de contratistas, tras eliminar 1.500 empleos. Así conseguirá que sea un 42% más pequeña que en 2012 y ahorrará 400 millones de dólares al año en costes.

Yahoo tuvo ingresos por valor de 4.970 millones en 2015, prácticamente sin cambios respecto a hace un año. Las dificultades por las que atraviesa la tecnológica contrastan con las de su rival Google y la red social Facebook, que siguen creciendo a un ritmo robusto por su apuesta temprana en los dispositivos móviles. Lo que está por ver es quién podría estar interesado en los activos que libere.

La compañía de telecomunicaciones Verizon, que en junio adquirió Aol, ya se mostró dispuesta a comprar algunos de los negocios que libere. El fondo TPG Capital consideró incluso la posibilidad de hacerse con todo el negocio de Yahoo en Internet si se decide ponerlo en el mercado como un bloque. Lo único claro que hay en este momento es que se están considerando distintas alternativas.

Marisa Mayer sufrió un serio revés en diciembre pasado cuando tuvo que renunciar a la segregación del capital que controla en el portal de comercio electrónico chino Alibaba, del 15,4%. Los accionistas presionaron para que no se hiciera la separación, por el impacto fiscal que iba a tener la operación. En ese momento se discutió también la posibilidad de escindir el negocio de Internet.

Más información