Selecciona Edición
Iniciar sesión

La caída del precio del petróleo lleva a BP sufrir el peor resultado en 20 años

Las provisiones y el coste del vertido del Golfo de México elevan las pérdidas netas a 5.940 millones

Las cuentas de la española Repsol ya reflejaron el impacto del brusco descenso del precio del oro negro en el último año y también que esos bajos precios se prolongarán. Este martes ha sido British Petroleum, la primera entre las mayores petroleras europeas en publicar resultados, la que ha dado cuenta del calibre de ese impacto. En su caso, muy notable: las pérdidas netas atribuidas a sus accionistas alcanzaron los 6.482 millones de dólares (5.940 millones de euros) en 2015, el peor resultado en, al menos, 20 años. En 2014, la petrolera con base en Londres, se apuntó un beneficio neto atribuido de 3.780 millones de dólares (3.464 millones de euros).

Las malas perspectivas de las petroleras se ha dejado notar en su cotización, y dado su peso en los principales índices selectivos, en la marcha de las Bolsas, que hoy arrancaron en negativo. Los resultados de BP llevaron a una caída de sus acciones del 7%, con lo que su valor bursátil se quedó por debajo de los 100.000 millones de dólares por primera vez desde 2010, tras el vertido originado en su plataforma Deepwater Horizon, en el Golfo de México.

Los malos resultados de BP reflejan el impacto negativo de los bajos precios del petróleo, que cayeron a una media de 44 dólares por barril, frente a la media de 77 dólares del año anterior, así como de las cargas relacionadas con el desastre ecológico del Golfo de México, por el que ha contabilizado más de 55.000 millones de dólares (50.925 millones de euros) desde 2010. En 2015, el coste atribuido a compensaciones por el vertido suma 11.709 millones de dólares (10.787 millones de euros) frente a los 709 millones que se apuntó el año anterior.

La caída del precio del petróleo, que también se acusará en el primer trimestre de este año (con el barril cerca de los 30 dólares), impacta en las cuentas de BP por varios canales. La más importante es la caída de los ingresos, que retroceden un 37% hasta los 225.982 millones de dólares (207.067 millones de euros), frente a los más de 358.000 millones de 2014.

Pero además, el descenso del precio repercute en la valoración de sus inventarios (por lo que contabiliza una pérdida de 1.890 millones de dólares), y también en el valor esperado de la explotación de los yacimientos (upstream), algunos de los cuales deja de ser rentable a estos precios. Estas provisiones para cubrir eventuales pérdidas -en los yacimientos del Mar del Norte y en explotaciones de gas en Ángola- fueron especialmente intensas en el cuarto trimestre, en el que el resultado negativo fue de 3.300 millones de dólares.

Cuando la petrolera descuenta los costes extraordinarios que atribuye a un solo ejercicio (provisiones, coste del vertido del Golfo, devaluación de inventarios), el resultado "subyacente", muy seguido por los analistas, seria positivo en 5.900 millones, un 51% menos que en 2014. De nuevo, el comportamiento de esta magnitud contable es especialmente malo en el cuarto trimestre, cuando el resultado "subyacente" apenas fue de 196 millones, frente a los 2.239 millones de dólares de 2014.

La mejor noticia para la compañía viene del negocio de refino y comercialización (downstream), donde logró un beneficio récord de 7.500 millones de dólares. Pero la deuda neta de BP a 31 de diciembre de 2015 se situó en 27.200 millones de dólares (25.185 millones de euros), un 20,3% por encima del endeudamiento registrado un año antes.

7.000 despidos

La compañía informó de que ha completado su plan de desinversiones (ventas de activos) de 10.000 millones de dólares (9.260 millones de euros), anunciado en 2013,  y de que planea recortar costes entre 3.000 y 5.000 millones de dólares (2.778 y 4.629 millones de euros) en 2016. Asimismo, BP indicó que en 2015 su gasto de capital alcanzó los 19.500 millones de dólares (18.055 millones de euros), frente a los 23.800 millones de dólares (22.037 millones de euros) en 2014. La multinacional prevé  reducir su inversión hasta los 17.000 millones anuales.

Por otro lado, la petrolera británica confirmó que espera reducir su plantilla en 4.000 empleos en el área de exploración y producción ('upstream') durante 2016, mientras que prescindirá de otros 3.000 trabajadores en el negocio de refino y marketing ('downstream') hasta finales de 2017.

En este sentido, BP ha asumido un impacto de 1.500 millones de dólares (1.389 millones de euros) en cargas de reestructuración en los cinco últimos trimestres y la compañía espera que la cifra alcance los 2.500 millones de dólares (2.315 millones de euros) para finales de 2016.