La Comunidad Valenciana fue la que más creció en 2015, según la Autoridad Fiscal

Baleares y Madrid, entre las más dinámicas. La Airef confirma una recuperación más débil en el noroeste

Los datos del PIB autonómico de 2014 apuntaban a una recuperación dual, con el noroeste avanzando por la vía lenta y tres comunidades más turísticas (Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias) -más castigadas por el estallido de la burbuja inmobiliaria-, con aumentos del PIB cercanos al 2%, la tasa anual que situó a La Rioja a la cabeza del crecimiento autonómico aquel año. La primera estimación sobre cuánto crecieron las comunidades en 2015, publicada este lunes por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), ahondan en esa tendencia: Comunidad Valenciana, Baleares y Madrid fueron las más pujantes, mientras Asturias, Extremadura y Galicia habrían tenido una recuperación más débil.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) detalló la semana pasada que la economía española creció un 3,2% en 2015, el mayor avance en ocho años, y un acelerón respecto a 2014 (1,4%), el primer ejercicio en positivo tras un lustro de recesión. Aun así, el valor añadido que genera está todavía un 4% del nivel alcanzado antes de la crisis. Habrá que esperar unos meses para conocer los primeros datos del INE sobre la contabilidad regional de 2015, pero este año la Autoridad Fiscal ha puesto en marcha una metodología, a partir de datos mensuales de estadísticas sectoriales desagregadas por comunidades, que le permite proyectar lo que ha ocurrido en las comunidades a partir de la contabilidad nacional. 

Con esa metodología, la Autoridad Fiscal estima que el crecimiento económico en 2015 fue mayor que el promedio nacional en cinco comunidades. Serían Cataluña (3,3%) y Madrid (3,5%), las dos potencias regionales, y otras tres autonomías de marcado acento turístico: Comunidad Valenciana (3,7%), Baleares (3,6%) y Canarias (3,4%). Estas dos últimas fueron, además, las más pujantes en el tramo final del año, con avances trimestrales del 1,3% y 1,1% respectivamente, frente al 0,8% de promedio. Y parte del dinamismo de la Comunidad de Madrid puede achacarse también al excepcional año turístico de la capital.

En el otro extremo, la huella geográfica es muy marcada: Asturias (2,3%), Extremadura (2,4%) y Galicia (2,6%), en el noroeste, habrían registrado la recuperación más débil. A Cantabria y Castilla-León (2,8%), también les fue peor que a la media nacional, según la estimación de la Autoridad Fiscal, que aún debe pasar el refrendo oficial del INE.

El caso de Asturias, o de Cantabria, es el opuesto al de la Comunidad Valenciana: las tres estuvieron entre las comunidades que más actividad económica perdieron en la crisis, pero mientras las dos primeras siguen lastradas por la lenta recuperación de sus industrias, más determinantes en la economía regional, la Comunidad Valenciana se beneficia del mejor comportamiento del turismo, los servicios e incluso la inversión inmobiliaria.

Más información