Selecciona Edición
Iniciar sesión

La actividad industrial china cae a mínimos de tres años

La Bolsa del gigante asiático pierde ya la cuarta parte de su valor en lo que va de año

La actividad del sector manufacturero de China ha registrado en enero su peor dato de los tres últimos años al situarse en 49,4 puntos desde los 49,7 del mes anterior, según los datos publicados este lunes por la oficina de estadísticas del gigante asiático. Acumula así seis meses consecutivos por debajo del umbral de 50 puntos, que marca el límite entre la contracción y la expansión. Por su parte, el dato del PMI manufacturero de enero ofrecido por la consultora privada Caixin se sitúa en 48,4 puntos, frente a los 48,2 de diciembre, lo que supone el undécimo mes consecutivo por debajo del umbral de 50 puntos.

"Los indicadores macroeconómicos recientes constatan que la economía se encuentra aún en el proceso de tocar fondo y reducir el exceso de capacidad", destaca He Fan, economista jefe de Caixin. "La presión sobre el crecimiento continúa siendo intensa en vistas de la persistente volatilidad global", añade en una nota, al tiempo que advierte de la necesidad de que las autoridades vigilen de cerca las tendencias económicas. "China necesita seguir adelante con las reformas existentes para fortalecer la confianza del mercado y apuntar sus intenciones con claridad".

"La cifra es decepcionante para los mercados porque ni la producción ni las nuevas órdenes de venta muestran ninguna señal de recuperación", apunta William Wong, de Shenwan Hongyuan Group, en declaraciones a Bloomberg. "El Gobierno chino hará lo que pueda para intentar liderar un rebote de su economía, pero tiene que hacer frente a cuestiones importantes como la reforma de las empresas públicas", añade Andrew Sullivan, de Haitong International Securities Group.

El índice PMI del sector servicios bajó, por su parte, hasta los 53,5 puntos desde los 54,4 enteros de diciembre. La divergencia entre ambos registros es consonante con la tesis de las autoridades chinas de que su economía, más que una fase de ralentización, vive un periodo de transformación de un modelo basado en las manufacturas y la inversión pública a otro centrado en el consumo interno, similar al de la mayor parte de países occidentales.

Los datos manufactureros trajeron consigo un nuevo revés bursátil. El principal parqué del país, el de Shanghái, cerró la sesión de este lunes con una caída del 1,8% y ya se deja casi la cuarta parte de su valor en lo que va de año. Es la mayor caída desde la crisis financiera de 2008 y la sitúa como la Bolsa mundial con peor desempeño en 2016.