Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Apple compensará la caída del iPhone con contenidos

El gigante tecnológico también apuesta por el negocio de la realidad virtual

Apple quiere cambiar de estrategia tras haber sufrido un estancamiento en las ventas de sus aparatos estrella como el iPhone o el iPad en el último trimestre. Para mantener su crecimiento, la marca de la manzana va a apostar por líneas de negocio distintas del hardware como las aplicaciones que vende en su tienda AppStore, la música online o el servicio de pagos. Su consejero delegado, Tim Cook, también considera las ventajas de la realidad virtual.

Apple ha vuelto a batir un récord de ingresos, pero no todo es felicidad en el 1 de Infinite Loop. Su mejor trimestre en cuanto a beneficios ha dejado un síntoma de agotamiento de su aparato estrella. El iPhone ha frenado el ritmo de ventas. Ya no vende como antes. Apple ha rebajado, por primera vez desde 2003, sus previsiones de ingresos para el próximo trimestre. La fortaleza del dólar, un freno para las exportaciones con cierto margen, y los tropezones de la economía china, su mercado prioritario, han obligado a un cambio de estrategia.

Durante la llamada a los analistas anunciaron lo que ya dejaban ver tímidamente. Tim Cook, consejero delegado de la firma de la manzana, sabe que con más de 1.000 millones de aparatos activos, la venta de contenidos y servicios complementarios son una vía de ingresos en la que refugiarse hasta que den con el próximo nicho de hardware.

La AppStore, nacida como un escaparate de programas para iPhone, le dio unos ingresos de 5.500 millones de dólares (5.050 millones de euros) en el último trimestre de 2015. Teniendo en cuenta que la cantidad de programas que hacen ellos mismos es muy pequeña, es lógico que se refugien en ella para mantener las arcas vacías. La fórmula es sencilla, el 70% del precio va para el creador, el 30% para Apple. Tampoco es casualidad que desde hace un año hayan entrado en la música con su propia emisora de radio online para quitar parte del pastel a Spotify.

Su mejor trimestre en cuanto a beneficios ha dejado un síntoma de agotamiento de su aparato estrella

El declive de las ventas de aparatos también les ha hecho pivotar de nuevo a un sector que estrenaron hace dos años sin mucho ánimo, los pagos. Apple Pay anunció un acuerdo con Bank of America y Wells Fargo, solo un día después de la exposición de resultados. En principio, los pagos son gratis para el consumidor pero Apple juega con dos vías para convertirlos en una fórmula de entrada de dólares: un porcentaje de ventas o un fijo por transacción, así como la monetización de una gran base de datos sobre locales, compras y hábitos de sus usuarios para impulsar ofertas en comercio electrónico.

Al margen del contenido y los servicios de valor añadido, Apple es consciente de que la innovación es una constante en su firma. Esto significa reinventarse para ir un paso por delante de la competencia. Apple crea mercados de alta gama donde otros no ven opciones. Históricamente plantaron cara a IBM con el ordenador personal, sacaron el iPod cuando no había una alternativa de pago para la música online, revolucionaron la telefonía móvil con el iPhone y han tratado de repetir el fenómeno en el mundo editorial con el iPad. Explotan esas nuevas categorías con gran margen hasta que los competidores se suman a la ola con precios más ajustados. Samsung es la que sigue sus pasos de manera más fiel, pero no es la única.

Renovar el ‘hardware’

El declive de las ventas de aparatos también les ha hecho pivotar de nuevo a un sector que estrenaron hace dos años sin mucho ánimo, los pagos

Apple mantiene una costumbre, cada año, poco antes de la primavera, en las primeras semanas de marzo, en plena resaca del Congreso Mundial del Móvil (MWC) de Barcelona, cita a la que no asiste, celebra uno de sus eventos para renovar hardware. Será entonces cuando confirmen los pasos a seguir para retomar su lugar de privilegio. Todo apunta a un nuevo iPhone de pantalla de menor tamaño a la línea actual.

Hay una máxima con los aparatos de Apple que suele tener sentido. La misma apunta a evitar la primera generación de un nuevo producto. De cumplirse, la segunda generación del reloj Apple Watch, esperado en su conferencia de desarrolladores, a finales de primavera, y su habitual evento de septiembre, cuando saldrá el nuevo iPhone, sería su verdadera apuesta en el campo de los wearables.

Mientras que sus planes para sacar un coche eléctrico que compita con Tesla han encontrado un escollo con la salida del líder del equipo, Steve Zadesky , Cook reafirmó durante la presentación de resultados su interés por la realidad virtual: “No creo que sea solo un nicho. Es realmente maravillosa y algunas de sus aplicaciones son interesantes”. La apuesta no se queda solo en palabras. No llegan los primeros, pero llegan con todo. En mayo compraron un startup del sector, Metaio. El 7 de enero hicieron lo mismo con Emotient.

 

 

Más información