Selecciona Edición
Iniciar sesión

Siete de cada diez desempleados no percibe ninguna prestación

La cifra se ha reducido desde que a finales de 2013 y comienzos de 2014 tocara techo

Apenas 1,3 millones de los casi 4,8 millones de parados con que acabó el año perciben algún tipo de ayuda del Ministerio de Empleo. Es decir, todavía hay casi 3,5 millones de desempleados sin prestaciones o subsidios, el 72% del total, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre de 2015. Hay que tener presente que casi medio millón de quienes carecen de ayuda no han trabajado nunca y no han generado el derecho de percibirla.

La cifra se ha reducido desde que a finales de 2013 y comienzos de 2014 tocara techo. Entonces quienes no percibían subsidios o prestaciones sumaban 3,9 millones, según los datos que cada trimestre extrae de la EPA el investigador Enrique Negueruela. Ahora, con la reducción del paro,la creación de empleo y la bajada de la población activa (quien no forma parte de este colectivo tampoco es considerado un parado) el colectivo ha menguado.

El porcentaje de protección frente al paro que se extrae de la EPA, el 27,8%, difiere mucho del que elabora el Ministerio de Empleo sobre la base de los datos de las oficinas públicas de empleo paro registrado: un 55,4% en noviembre. La causa de esta diferencia hay que buscarla en que utilizan metodologías y colectivos muy diferentes. Así, la cifra de parados que contempla la EPA es bastante mayor que la del paro registrado, casi 4,8 millones frente a 4,15 millones, respectivamente.

En cuanto a la metodología: el Instituto Nacional de Estadística (INE) al elaborar la EPA pregunta directamente a los desempleados (aquellos que no han trabajado ni una hora en la semana en que son encuestados) si perciben algún tipo de ayuda. El Ministerio, por su parte, incluye desde que creó su índice de cobertura con Celestino Corbacho al frente, a beneficiarios de prestaciones que en la EPA no se consideran parados (trabajadores a tiempo parcial que completan su sueldo con el seguro de desempleo, prejubilados que también cobran prestación y ocupados suspendidos de empleo temporalmente).

La existencia de un colectivo tan amplio sin prestaciones ni ayudas se explica, principalmente, por la duración de la crisis, durante la que el mercado laboral se hundió siete años, y en la persistencia del paro de larga duración (el cobro seguro de desempleo es temporal en casi todos los casos). También en los recortes de 2012, que endurecieron el derecho a percibir los subsidios y las ayudas del plan Prepara (de 400 a 450 euros). Además, la última paga puesta en marcha a comienzos de 2015 para quienes no hayan trabajado durante un año o más y no cobraran nada se ha quedado por debajo de su objetivo.

 

 

Más información