Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Fitch mantiene la nota de España pero alerta sobre la “incertidumbre”

La agencia de calificación cree que Cataluña seguirá formando parte de España y que habrá un acuerdo que le dará más autonomía

La agencia de calificación crediticia Fitch ha confirmado el rating de emisor a largo plazo España en BBB+ con una perspectiva estable por el "fuerte ciclo de recuperación" económica que experimenta el país, pero ha advertido de la "creciente incertidumbre política" por la formación de gobierno, algo que ya hizo justo al día siguiente de las elecciones del 20 de diciembre, y el proceso independentista en Cataluña, la nota de cuyos deuda ya rebajó en noviembre al nivel del bono basura.

"España se beneficia de un fuerte ciclo de recuperación", afirmado Fitch en su nota, recordando que el crecimiento estimado del PIB en 2015 fue del 3,2%, "el mayor de la eurozona", gracias a la demanda doméstica, el mercado laboral, las condiciones de crédito y el precio del petróleo. Fitch ha destacado que el desempleo ha caído en 2015, cerrando el año en torno al 21%, aunque todavía es el mayor ratio en la eurozona".

También ha valorado que el déficit presupuestario ha pasado del 5,9% en 2014 al 4,6% en 2015, a pesar de lo cual "todavía sigue por encima del objetivo del 4,2%". Como factores negativos, Fitch ha apuntado a la "creciente incertidumbre política" por la posibilidad de que haya "un gobierno inestable" y "aumenten las tensiones entre los gobiernos de Cataluña y España".

"Las elecciones generales del 20 de diciembre confirmaron un panorama político fragmentado. La composición del próximo gobierno sigue siendo incierta con varias opciones posibles, incluidas nuevas elecciones", ha dicho. En concreto, ha hecho hincapié en que "la potencial dependencia de elementos políticos radicales para sostener una coalición de gobierno amenaza con debilitar la dinámica de las reformas".

Fitch ha señalado igualmente a "la decisión de noviembre del Parlamento de Cataluña de iniciar formalmente un proceso de 18 meses hacia la independencia, que ha aumentado las tensiones entre los gobiernos de Cataluña y España". Este "proceso desafiante" podría perjudicar "al espíritu económico y la inversión". En este sentido, la agencia ha augurado "un impacto negativo en la solvencia soberana de España" e incluso "una deslocalización financiera".

Sin embargo, Fitch asume que "habrá un acuerdo entre Madrid y Barcelona para una reforma regional y más autonomía para Cataluña". La agencia se ha mostrado convencida de que Cataluña seguirá formando parte de España en el futuro.

España obtuvo el 'rating' de 'BBB+' en abril de 2014, cuando Fitch decidió elevar en un escalón la nota del país al considerar que los riesgos para su solvencia habían descendido y como consecuencia de una mejora de las condiciones financieras, una perspectiva económica más positiva y la evolución de las cuentas públicas.

Esta semana, Fitch indicó que el crecimiento de la economía española ha sido el más fuerte entre las grandes economías de la eurozona, al registrar una expansión "ligeramente superior al 3%, además de mantener su previsión de incremento del PIB en un 2,5% en 2016 y un 2,2% en 2017.

Fitch ha sido la primera de las tres principales agencias de calificación del sector en valorar el 'rating' de España, del que prevé realizar una segunda revisión el próximo 29 de julio. La segunda será Moody's el próximo 19 de febrero, que revisará el rating situado en Baa2 con perspectiva positiva. Por último, Standard & Poor's evaluará el rating BBB+ con perspectiva estable asignado a España el próximo 1 de abril.

Más información