La ‘hucha de las pensiones’ acaba 2015 con menos de la mitad que en 2011

Los recursos disponibles en el Fondo de Reserva pasan de 66.815 millones hace cuatro años a 32.485 al cierre de diciembre

El Fondo de Reserva de las pensiones ha acabado 2015 con 32.485 millones. En un año, la Seguridad Social ha sacado 13.250 millones de la llamada hucha de las pensiones, según el Ministerio de Empleo. Esta última cantidad sumada a las que ha ido recurriendo el Gobierno para pagar las prestaciones desde 2012 han dejado este fondo en menos de la mitad de los 66.815 millones que había a finales de 2011, cuando comenzó el mandato del Gobierno.

En 2015 las cotizaciones volvieron a ser insuficientes para pagar las pensiones. Esto empujó al Gobierno a recurrir a la hucha de las pensiones por cuarto año consecutivo. El año pasado sacó 13.250 millones, según el informe sobre disposiciones del Fondo de Reserva que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha presentado en el Consejo de Ministros.

La Seguridad Social, como en los cuatro ejercicios precedentes, tuvo que recurrir al Fondo de Reserva en los momentos del año en que tiene más problemas en tesorería: en julio y en diciembre, meses que coinciden con los desembolsos de las pagas extraordinarias y con la liquidación del IRPF de los pensionistas. No obstante, en julio solo gastó 3.750 millones. El instituto previsor se pudo permitir esto porque recurrió 2.780 millones del excedente de cotizaciones por accidentes de trabajo.

De no haber echado mano de esos fondos, que tienen su origen en el dinero sobrante de las cotizaciones por accidentes de trabajo, 2015 habría sido el ejercicio en que más recursos se habrían empleado del Fondo de Reserva. Ya que en total recurrió a 16.030 millones de ahorros acumulados, una cantidad mayor de los 15.300 millones gastados en 2014. Esto es un indicio más que adelanta lo que ya vienen anticipando órganos como la Autoridad Fiscal, que la Seguridad Social acabó el año pasado con un déficit que supera con holgura el 1% del PIB.

A la vista de lo sucedido durante los dos últimos ejercicios, se puede pronosticar que si se mantiene este ritmo, la hucha de las pensiones solo tiene recursos para dos ejercicios más. Es decir, que al comienzo de 2018 prácticamente se habría agotado. No obstante, esto también depende la evolución del mercado laboral, tanto por el lado del empleo (cuantos más trabajadores afiliados a la Seguridad Social, más recaudación) y por el de los sueldos (si crecen estos, suben las bases de cotización).

Hay otro punto que influye directamente en la evolución de la recaudación: las reducciones de cotizaciones como ayuda a la contratación y las tarifas planas para autónomos. Estas en los últimos ejercicios se han disparado. Según los presupuestos de este año, la Seguridad Social iba a dejar de ingresar 1.614,8 millones el año pasado y otros 2.100,8 en 2016.

La mala situación de las cuentas de la Seguridad Social llevó a Hacienda a plantear el debate de buscar nuevas fuentes de financiación para las pensiones. Antes de las elecciones, todos los grupos presentes entonces en el Congreso estuvieron de acuerdo abrir este asunto. El PP planteaba la posibilidad de que las pensiones de viudas y huérfanos (23.000 millones en 2016) se paguen con impuestos (IRPF, IVA) y no con cotizaciones. El PSOE, en cambio, se mostraba partidario de crear un nuevo impuesto “solidario” con la finalidad de contribuir a costear las pensiones.

Más información