CaixaBank aumenta un 31% su beneficio neto, hasta 814 millones

El incremento se debe a la incorporación del negocio minorista de Barclays Bank en España y a la mejora de la actividad bancaria

Isidro Fainé, durante la presentación de resultados de 2015 de CaixaBank. Foto: Gianluca Battista | Reuters

CaixaBank alcanzó un beneficio neto de 814 millones de euros en 2015, un 31,4 % más que el año anterior, tras la incorporación del negocio minorista de Barclays Bank en España y haber destinado 2.516 millones de euros a dotaciones para saneamientos e insolvencias. La entidad redujo el año pasado su tasa de morosidad hasta el 7,9%, frente al 8,7 % de cierre de 2014, según ha informado el banco catalán esta mañana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, ha asegurado que 2015 fue un “buen año comercial” en el que la entidad siguió “reforzando su posición en el mercado”. Aun así, ha admitido que la entidad tuvo que moverse en un “entorno complejo”, no solo por las exigencias regulatorias o la volatilidad en los mercados, sino también por “una opinión pública que aún es desfavorable” a la actividad bancaria.

El margen de intereses, que mide la actividad puramente financiera, subió el 4,8% a pesar de que el rendimiento del crédito cayó a causa del “entorno de mercado” y la decisión de eliminar las cláusulas suelo y gracias, en parte, al descenso del coste de los depósitos. También mejoró en el último ejercicio, concretamente el 11,3%, el margen bruto, mientras que el de explotación disminuyó 1,5 %, hasta 3.120 millones, al computarse una serie de gastos extraordinarios, como los 259 millones de costes asociados a Barclays o los 284 millones derivados del Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Sin estos gastos adicionales, el margen de explotación habría crecido un 15,7 %, situándose en 3.663 millones. Las dotaciones, por su parte, no descienden significativamente respecto al año anterior por la decisión de la entidad de efectuar provisiones ante la posibilidad del Tribunal de Supremo de declarar la retroactividad de la eliminación de las clásulas suelo hasta mayo de 2013.

El consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, ha señalado también el aumento de la nueva producción de crédito, del 27%, impulsado sobre todo por el incremento del 57% en la concesión de hipotecas y del 48% en el crédito a consumo. En conjunto, la cartera global de crédito de la entidad se incrementó el año pasado el 4,7%, aunque la sana (excluyendo los préstamos a promotores inmobiliarios) lo hizo el 7%.

Durante 2015, los ingresos de la cartera de participadas se sitúan en los 578 millones de euros, un 17,7 % más, tras el registro de provisiones contables extraordinarias atribuidas a Repsol por las pérdidas registradas en el último ejercicio.

Morisdad a la baja

En cuanto a la morosidad, que baja 181 puntos básicos durante el año, el banco subraya que la evolución anual está marcada por la reducción orgánica de los saldos dudosos, que compensa la incorporación de Barclays y el impacto del desendeudamiento. Aislando el sector promotor, la ratio de morosidad cae hasta el 6,2%, según CaixaBank, que suma unos saldos dudosos de 17.100 millones de euros. Gortázar ha destacado que la cartera de adjudicados se está estabilizando, de modo que el año pasado estos activos se situaron en 7.259 millones de euros.

Los créditos sobre clientes brutos ascienden a 206.437 millones (un 4,7 % más) y la cartera sana sin promotor crece un 7,7 %, hasta 13.231 millones. Además, la nueva producción de crédito aumenta un 27 % en relación a 2014: el hipotecario crece un 57 %, el de consumo un 48 % y el de empresas un 23 %. Los recursos totales de clientes se sitúan en los 296.599 millones, con un aumento de 24.841 millones (un 9,1 % más).

Dentro del contexto de “incertidumbre” que atraviesa la economía mundial, Fainé ha destacado el crecimiento de España, que la entidad prevé que siga expandiéndose el 2,8% este ejercicio. El presidente de CaixaBank ha considerado que se trata de “un claro ejemplo de los buenos resultados” de la ejecución de “reformas estructurales”, si bien ha matizado que los bajos tipos de interés, la depreciación del euro y el bajo precio del petróleo han supuesto un viento de cola que ha impulsado el producto interior bruto español. Sin embargo, Fainé ha recordado que España tiene deberes por hacer: la reducción del déficit y la deuda pública y de la tasa de empleo, cuyos niveles ha tachado de “inaceptables”. Al respecto, el presidente de la entidad ha recordado que solo si se crean 400 mil puestos de trabajo anuales la tasa de paro estará por debajo del 10% al final de la década. “No debemos aspirar a menos”, ha remachado.

Acerca de la situación política, Fainé ha insistido en que confía "plenamente" en la "capacidad de diálogo de los partidos". "Hace falta un diálogo sincero con voluntad de pacto", ha asegurado Fainé, quien ha apostado por que este acuerdo dé "seguridad jurídica". "Estamos en Europa y esto funciona así", ha concluido.

Los inversores ven con buenos ojos los resultados del banco catalán. Dos horas y media después de la apertura, las acciones de CaixaBank destacaban positivamente en el selectivo español, con un repunte del 3,2%.

Más información