Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Banco Central de Japón deja los tipos de interés en terreno negativo

La tasa queda en un -0,1% para tratar de lograr "lo antes posible" el objetivo de inflación del 2%

Nueva vuelta de tuerca en la política monetaria japonesa. En un movimiento por sorpresa, el Banco de Japón anunció este viernes el recorte de su tipo de interés de referencia, que quedará en el -0,1%. La medida, que empezará a aplicarse a partir del 16 de febrero, tiene como objetivo impulsar la economía y la inflación nipona en un clima de estancamiento global y de bajada sostenida en los precios del petróleo. Aunque el gobernador del BoJ había asegurado la semana pasada que los tipos no entrarían en el terreno negativo, en su reunión mensual el Consejo de Política Monetaria aprobó la iniciativa por 5 votos contra 4.

En un comunicado, el instituto emisor japonés precisa que la bajada busca “alcanzar lo antes posible” la meta de una inflación del 2%, el objetivo que se ha marcado el Gobierno del primer ministro Shinzo Abe. Para ello “recortará el tipo de interés aún más en el terreno negativo si lo juzga necesario”. La introducción de esta medida, que ya utilizó en 2014 el Banco Central Europeo, significa que los bancos del país, en lugar de recibir interés, tendrán que pagar al Banco de Japón por mantener depositados en él sus fondos. La última vez que el banco central nipón recortó los tipos de interés fue en 2010, cuando los dejó entre el 0 y el 0,1%.

La economía japonesa, la tercera del mundo, acumula dos décadas de estancamiento. Ha comenzado a recuperarse de manera moderada, pero el estancamiento global motivado por la caída de los precios del petróleo ha contrarrestado los efectos de las medidas expansivas que ha puesto en marcha desde 2013.

“Los mercados financieros globales se han mostrado volátiles ante las nuevas caídas en el precio del crudo y la incertidumbre en torno a cuestiones como el futuro en las economías emergentes y exportadoras de materias primas, en especial la economía china. Por ello, hay un riesgo creciente de que se pueda retrasar la mejora de la confianza empresarial de las firmas japonesas y de un cambio en la mentalidad deflacionaria, y que la tendencia subyacente en la inflación se pueda ver negativamente afectada”, expone el comunicado.

El anuncio del banco central nipón llega después de que este mismo viernes se hayan dado a conocer datos poco alentadores sobre el crecimiento económico del país y apenas un día después de que el ministro de Economía, Akira Amari, dimitiera entre acusaciones de corrupción. El gasto de los consumidores en diciembre cayó un 4,4% frente al mismo mes de 2014. Y el IPC de diciembre subió apenas un 0,1% con respecto al del mismo mes del año anterior, una cifra aún muy alejada del objetivo oficial. En 2015, la inflación alcanzó el 0,5%.

La producción industrial bajó un 1,4% en diciembre con respecto a noviembre, una cifra peor de lo que esperaban los analistas.

Reacción al alza de las Bolsas

Los principales mercados financieros asiáticos y europeos y la divisa japonesa, el yen, reaccionaron positivamente a la decisión del Banco de Japón de dar un nuevo giro a su política monetaria. El índice Nikkei subió casi un 3%, el CSI 300 chino repuntó un 3,2% y los principales parqués europeos suben cerca de un 2% a una hora del cierre.

El yen se deja un 1,6% frente al dólar estadounidense, su mayor caída diaria desde diciembre de 2014, y un 1,1% frente al euro. Un movimiento así es muy brusco en un mercado tan estable como el de grandes divisas.

Más información